9 de marzo de 2011

Los ecos de una clase de sexo


Una clase de sexo en el auditorio de la Northwestern University de Chicago derivó en un escándalo de proporciones cuyos ecos tardarán en apagarse. Ocurre que no fue una clase común. Para comenzar, hubo mucha actividad para un aula magna, ya que los profesores de Psicología -de esa materia se trataba-, no tuvieron mejor idea que utilizar a dos exhibicionistas (a quienes ves en la foto).
Estos representaron una escena real de sadomasoquismo y la mujer alcanzó el orgasmo gracias a un artefacto que parecía una sierra eléctrica, que en lugar de una hoja tenía en el extremo un objeto fálico.

La clase, que estaba prevista para 600 alumnos (muchos se habían retirado y ahora se quieren morir), fue presenciada por un centenar de jóvenes y la madre de uno de ellos. Previamente al acto sexual, la joven Faith Kroll, de 25 años, totalmente desnuda, le había dicho a los estudiantes: "Mi fetiche es estar frente a la gente, que me presten atención y ser usada". Tras lo cual comenzó la función.

La propia Faith reveló que "los estudiantes parecían intrigados", y añadió que según le habían comentado, la cátedra lleva por nombre "Sexualidad humana: diversidad en la América contemporánea". Aunque las autoridades de la Universidad habían estado de acuerdo, cuando la noticia llegó a los medios de comunicación emitieron un documento mostrando "preocupación y decepción". Pero ya era tarde. O temprano ¿Quién sabe?