18 de octubre de 2013

La poesía del Andrés Hayes Quinteto

Por Humberto Acciarressi

Andrés Hayes es uno de los mejores saxofonistas argentinos de la actualidad e integra el grupo de la renovación del jazz vernáculo. Este viernes y el 25 de octubre, a las 21.30 en Onyx, Pueyrredón 2476, estará presentando su tercer CD, "El imperio de las luces" (nombre de un cuadro de Magritte, uno de los favoritos del músico), que se trata de uno de los grandes acontecimientos discográficos del momento. El Andrés Hayes Quinteto - también integrado por Ernesto Jodos en el piano, Patricio Carpossi en la guitarra, Jerónimo Carmona en contrabajo y Pedro Etcheberry en batería- ofrece en esta oportunidad siete composiciones, en dos de las cuales -"Gratitud" y "Song for George Garzone"-, comparte el saxo tenor precisamente con el norteamericano Garzone.

En lo referido al jazz, Hayes no duda: "Hay una cuestión de disfrutar muy fuerte. Se sabe que cada vez que uno toco no es igual a otra, ni anterior ni posterior. Y eso hace que todo sea muy fresco en todo momento". Alguna vez señaló que Cannonball Adderley (maestro del hard pop y del soul jazz) le transmite alegría, mientras que Coltrane profundidad, peso, tierra. Una forma de decir que prefiere lo visceral a lo cerebral. En cuanto a "El imperio de las luces", Hayes indica que siente que con la placa cierra el concepto de los anteriores -"El silenciero" y "Desde un jardín"-, en el sentido que tiene mucho del rock del primero y de lo intimista del segundo. "De alguna manera -indica- estoy cerrando un círculo, una etapa de mi vida".

El disco es una de esas piezas que le ponen arte y poesía a la -por momentos- devaluada música que suena en las radios. Son temas que fluyen y comueven, sea por el tenor de las composiciones como por las maravillosas interpretaciones. Seguramente no tendrá la difusión que se merece, pero tampoco se lo debe pasar por alto. Las presentaciones en Onyx son una buena oportunidad para disfrutar del quinteto. Y aquel que no llegue, el 31 de octubre estará en Virasoro (Guatemala 4328) y el 9 de noviembre en el Teatro Media Lengua (Aristóbulo 199, Martínez).

(Esta columna fue publicada en el diario La Razón y también podés leerla acá)