14 de abril de 2016

La banda del Sargento Pepper y la tapa más célebre de la historia


Por Humberto Acciarressi

El primero de junio de 1967 en Inglaterra y al día siguiente en los Estados Unidos, centenares de miles de seguidores de los Beatles -que por su lado ya estaban hartos de la beatlemanía- pudieron comprar los vinilos del disco considerado el más revolucionario de la historia del rock y el que marcó un punto de inflexión entre dos épocas bien diferenciadas en la década que duró la banda de Liverpool: "Sgt Pepper´s Lonely Hearts Club Band". Sólo como anécdota, cabe señalar que entre quienes hacían las colas para comprar el LP se encontraba un entusiasta fanático de los Fab Four, Jimi Hendrix, que una semana más tarde tocó el tema que da nombre al disco en el Saville Theatre de Londres. Lo que se conoce poco es que los Beatles habían presenciado el debut de la Jimi Hendrix and The Experience en la etapa final de la grabación del material.

Pero no sólo en lo musical el disco fue revolucionario, sino también en la estética que lo rodeó. Y todo, claro, comenzando por la portada. Para la misma se trabajó sobre un boceto de Peter Blake, un artista vanguardista que mezclaba el naif con el pop, y que después abandonó los motivos del arte popular para dedicarse a temas góticos, especialmente hadas y figuras fantásticas. Pero en ese momento aún cultivaba los collages y le encantó una idea de Paul McCartney, en la que se mezclaban John, Paul, Ringo y George vestidos como sargentos en primer plano, con figuras destacadas de todas las épocas (incluyendo ellos mismos más jóvenes). Se sabe que los personajes que se ven en la tapa fueron elegidos por Lennon, McCartney y Harrison, mientras que Ringo prefirió mantenerse al margen.

El fotógrafo Michael Cooper (de quien nos ocupamos varias veces por su muestra itinerante "Early Stones", sobre una época prehistórica de Jagger and company, y su tapa de "Sus majestades satánicas" de los Rolling) sacó la placa final de la portada, luego de probar distintas versiones, con los Beatles en distintos puntos de la composición con los trajes diseñados por Manuel Cuevas. Cooper, quien se suicidó a los 32 años, fotografió a Andy Warhol, a Twiggy, a Marcel Duchamp, a René Magritte, a Yoko Ono, a Allen Ginsberg, William Burroughs y Jean Genet, entre otros. Pero en la tapa de "La banda...", al margen de los Beatles, los demás eran maniquíes: Marlon Brando, Bob Dylan, Karl Marx, D.H.Lawrence, Shirley Temple, Oscar Wilde, el Gordo y el Flaco, Johnny Weismuller, Lewis Carroll, Fred Astaire, Marilyn Monroe, Carl Jung, Marlene Dietrich, un homenaje a los Stones y decenas de otras cosas. Originariamente iban a aparecer las figuras de Gandhi, Hitler y Jesucristo, pero estas fueron omitidas para no ofender a hindúes, judíos y cristianos. Más adelante contaremos algunas anécdotas de ese trabajo icónico de la historia de la música del siglo XX.

(Esta columna fue publicada en el diario La Razón y también podés leerla acá)