15 de febrero de 2012

Jazmín de Grazia: ¿periodismo o política escabrosa?

Por Humberto Acciarressi

La publicación de las fotos de Jazmín de Grazia -muerta, tirada desnuda en el piso del baño, un obsceno primer plano de su bella cara hinchada, etc- por el diario kirchnerista Crónica trajo varias cuestiones sobre las que se debería reflexionar. El anuncio de la ministra Garré de sancionar a los policías que vendieron las fotos (algo que quienes tenemos años en la profesión ya conocemos) y el ruidoso silencio sobre los dineros que fluyen de la pauta oficial hacia las arcas de Crónica (27,2 millones de pesos en 2011, un 67% más que durante 2010), son significativos.

En lo que hace a la construcción del relato (terminología antes reservada a la teoría literaria y ahora trasladada a la políitica), el kirchnerista Crónica hizo exactamente lo mismo que "678" y los medios oficialistas le criticaron días atrás a la publicación, por parte de Perfil, de la foto del Flaco Spinetta -devastado fíisicamente- en su revista Caras. Lo que hace el diario de Editorial Sarmiento no es nuevo. Aunque desde que pertenece al Grupo Olmos (vinculado a la UOM) modificó algunos aspectos, el formato para presentar las noticias es casi el mismo. Y al gobierno le gusta. La propia Presidenta de la Nación citó como fuente de referencia, hace unos días, al semanario Democracia, de Crónica.

Ahora, la ministra Garré puso la cara porque es "políticamente correcto" por la dimensión de la modelo y periodista fallecida y por el eco de la voz del pueblo, manifestada en las redes sociales. En "678" y hasta Aníbal Fernández criticaron la publicación de las fotos de Jazmín de Grazia. Eso sí: se cuidaron de no decir que Crónica es kirchnerista y se sostiene con la pauta oficial.

La publicación de imágenes de espanto es paralela a la historia del periodismo gráfico. Estudios afirman que internet disminuye el impacto del horror, lo que no amengua la responsabilidad periodística. Personalmente estoy contra la publicación de fotos escabrosas, sean de Osama Bin Laden, el Flaco Spinetta, Jazmín de Grazia, John Lennon, Marilyn Monroe o un desconocido delincuente del conurbano.

(Publicado en la columna "El click del editor", de La Razón, de Buenos Aires)