25 de noviembre de 2013

Ricardo Fort: auge y caída de un mediático


Por Humberto Acciarressi

Hace apenas cuatro años no lo conocía nadie y hasta en su propia familia le hacían el vacío. Era la oveja negra por su condición de homosexual (odiado y maltratado por su padre), mientras él soñaba con ser una estrella del mundo del espectáculo. Con su madre compartía una sola pasión: el canto. Al editor de una revista le pareció un personaje curioso, heredero de una empresa de chocolates, y le hicieron una nota. Un programa de chimentos televisivos lo instaló en la farándula con sus ropas de pésimo gusto y carísimas, sus relojes Rolex, sus autos de última gama y sus guardaespaldas. Desde entonces hizo cualquier cosa con tal de mantenerse en los medios.

Su participación en el programa de Marcelo Tinelli fue el clímax de su cortísima carrera... (seguí leyendo acá)