25 de noviembre de 2013

Nueva York no quiere a Santa Claus borracho


Para conservar el orden y salvaguardar la ilusión de los chicos, Nueva York prohibió venderle alcohol a los cientos de Papá Noel que se juntan en los bares de la ciudad en un encuentro conocido como "SantaCon", y que suele terminar con individuos de gorro rojo y barba blanca, deambulando intoxicados por las calles, orinando, ensuciando, vomitando y causando actos vandálicos. La policía local señaló que quienes participan en estas reuniones -que este año se llevará a cabo el 14 de diciembre- "son tantos que invaden las aceras y los espacios públicos" entre las zonas de Chelsea y Columbus Circle. Pero Papa Noel no se quedó de brazos cruzados. "Santa siembra la alegría, no el terror, ni vómitos, ni basura. Santa es bueno con los niños, les hace reír, no llorar. Santa respeta la ciudad, no orina en las calles, no se pelea, no bloquea las calles, no se sube a los coches o hace pintadas en la propiedad ajena", reza el "Código de Santa" en el sitio web de "SantaCon". Y recomienda seguir cuatro reglas básicas: "No molestar a los niños, no molestar a los policías, no molestar al personal de los bares y no molestar a la ciudad de Nueva York".