29 de junio de 2008

La ventana indiscreta


"La ventana indiscreta" es una de las películas más bellas y logradas del maestro del suspenso, Alfred Hitchcock. Con James Stewart, Grace Kelly y Wendell Corey, no hace falta decir de qué se trata porque todos ustedes la han visto.

Aventuras de un taxista


Conferencia de Yalta, 1945


Liza Minelli con los Muppets


Terriers maquillados para un concurso en New York, 1933


Bicicletas en el Luna Park, 1939


20 de junio de 2008

The Woman in the Window, 1944


Promesas para el futuro incierto


"Me sorprenden los hombres que se atreven a creer que les asiste una especie de derecho paternalista de fijar plazos para la liberación de otros hombres"

Martin Luther King 
( reportaje de "Playboy" de enero de 1965)  

Esta reflexión me recuerda los discursos de nuestros gobernantes, ratas inmundas, que prometen para generaciones futuras el fin de aquellos flagelos que ya no se aguantan ni una hora.

En 1947, Freddie Mercury bebé en Zanzibar, Africa


Scrabble


Cronenberg con Geena Davis y Jeff Goldblum, en el set de La Mosca, 1986


19 de junio de 2008

"Caras y Caretas" se pasea cruda

Por Humberto Acciarressi

En estos días, un gigantesco cartel callejero anuncia el último número de la revista "Caras y Caretas", dirigida por Felipe Pigna, con la frase "El campo es el lugar donde los pollos se pasean crudos", que en el mismo afiche se la atribuyen a Julio Cortázar y, más específicamente, la ubican en su "Libro de Manuel". Eso prueba por lo menos dos cosas: una, que quienes hacen la revista no han leido a Cortázar e ignoran de qué trata la obra mencionada, presentada en su momento en la CGT de los Argentinos y cuyos derechos fueron destinados a los familiares de los militantes asesinados en Trelew el 22 de agosto de 1972. Segundo, le atribuyen al cronopio de nuestras letras una frase que no sólo no le pertenece, sino que él mismo, en otro de sus libros, aclara de quién es. Demasiado para una revista que aspira a cierta rigurosidad.

Articulistas de prosa rápida y sencilla han atribuido, antes que "Caras y Caretas", esa frase a otros autores. Un breve repaso nos muestra como supuestos autores, indistintamente, a Gabriel García Márquez, al propio Cortázar (la revista ubica la frase en "El libro de Manuel", pero en realidad aparece en "Un tal Lucas"), a Ramón Gomez de la Serna ("El campo es el horroso lugar donde los pollos se pasean crudos"), a Chesterton (es casi inevitable endilgarle al gran inglés alguna frase), a Jean Anouilh (dicen que un amigo le propuso que lo acompañara al campo y el dramaturgo contestó: "¿Estás loco?, ¿ir a ese horrible lugar donde los pollos se pasean crudos?). Jorge Luis Borges, por su lado, la pone en boca de Macedonio Fernández, lo que no sería raro, ya que el autor de "No todo es vigilia la de los ojos abiertos" era gran lector de quien fue el verdadero autor de la frase. Incluso se la han atribuido a Gori Muñoz, aquel famoso escenógrafo valenciano que vivió en la Argentina.

Lo cierto es que la frase le pertenece a Max Jacob, de quien parecen haberla tomado Macedonio y Ramón Gomez de la Serna -nunca en libros sino en charlas, de acuerdo a los testimonios- , y obviamente Cortázar, gran conocedor de la obra del surrealista galo. Hay que consignar, además, que la pertenencia de la frase está constatada, entre otros, por Juan Villoro, en su obra "Monterroso: el jardín razonado" (del libro "Efectos personales") . Pero es decididamente el propio Julio Cortázar, que tenía la precisión de la que carece "Caras y caretas", quien escribe en "Un tal Lucas":

"En este época de retorno desmelenado y turístico a la naturaleza, en que los ciudadanos miran la vida de campo como Rousseau miraba al buen salvaje, me solidarizo más que nunca con: a) Max Jacob, que en respuesta a una invitación para pasar el fin de semana en el campo, dijo entre estupefacto y aterrado: "¿El campo, ese lugar donde los pollos se pasean crudos?"; b) el doctor Johnson, que en mitad de una excursión al parque de Greenwich expresó enérgicamente su preferencia por Fleet Street; c) Baudelaire, que llevó el amor de lo artificial hasta la noción misma del paraiso (...) ".

Esperemos que "Caras y Caretas" no peque demasiado seguido de tamañas barbaridades, sobre todo por quienes la hacen, que se dicen tan formales y precisos en sus respectivas disciplinas. En cuanto a su director, no le vendría mal recordar aquel dicho que asegura que "el que mucho abarca, poco aprieta". Y a la historia, para que nos dé sus frutos, a veces hay que apretarla un poco.

Andy Warhol compra sopas Campbell en 1965


Samael Aun Weor: la paja en el ojo ajeno

Samael Aun Weor fundó un engendro que llamó el Movimiento Gnóstico. Su nombre verdadero era Víctor Manuel Gómez Rodríguez y escribió varios libros sobre ocultismo. En uno de ellos se refiere a la masturbación, lo que podemos entender mirándole la cara. Y decía esta barrabasada:

"En cuanto a los masturbadores, bien saben ustedes lo que es el vicio de la masturbación. Cuando alguien se masturba, está cometiendo un crimen contra natura. Después de que ya ha eyaculado la Entidad del Semen, queda cierto movimiento peristáltico en el falo, esto lo sabe cualquier hombre. Durante la masturbación, lo único que recoge el falo con el movimiento peristáltico es aire frío que va al cerebro, así se agotan muchas facultades cerebrales. Innumerables sujetos han ido al manicomio por el abominable vicio de la masturbación. Un cerebro lleno de aire es un cerebro estúpido en un ciento por ciento"

Así que ya saben. Después no digan que no les avisaron.

Pareja de Creta



Pareja de Creta en un antiguo mosaico. Los investigadores sospechan lo que estaban haciendo, aunque por ahora no quieren aventurar hipótesis que no sean 100% científicas.

John Lennon y George Harrison en 1965


Sabrina, 1954


No soy hipócrita: me da un poco de asquito

17 de junio de 2008

Las palabras se cansan y se enferman


"Las palabras pueden llegar a cansarse y a enfermarse, como se cansan y se enferman los hombres o los caballos. Hay palabras que a fuerza de ser repetidas, y muchas veces mal empleadas, terminan por agotarse, por perder poco a poco su vitalidad. En vez de brotar de las bocas o de la escritura como lo que fueran alguna vez, flechas de la comunicación, pájaros del pensamiento y de la sensibilidad, las vemos o las oímos caer como piedras opacas, empezamos a no recibir de lleno su mensaje, o a percibir solamente una faceta de su contenido, a sentirlas como monedas gastadas, a perderlas cada vez más como signos vivos y a servirnos de ellas como pañuelos de bolsillo, como zapatos usados".

Julio Cortázar

En la provincia de San Juan, en 1885, un niño


15 de junio de 2008

Conventillo en una postal, circa 1900


Laurence Olivier y Marilyn Monroe


Elizabeth Taylor, 1951


Anatomía de un asesinato, 1959


Santa Claus en la Guerra de Croacia, 1992


El Arca de Noé y los animales en un grabado del siglo XVIII


14 de junio de 2008

Algunos twitteros me rompieron las bolas

El conflicto entre el gobierno y el campo puso de manifiesto algo más grave que los agravios de uno u otro bando, o la falsa antinomia entre ricos de un lado y ricos de otro. Me refiero a la ignorancia (que descubrí en Twitter) de muchas y muchos bobitos "made in Puan", lectores de todo lo que está de moda. Histeriquitos que entre un helado y otro, un pucho y otro, se leen una historieta de Liniers (un grosso si los hay)y se creen expertos en materialismo dialéctico, cuando saben de historia argentina casi lo mismo que la presidenta del país sabe de recorrer las zonas marginales sin varias docenas de guardaespaldas. Tontuelos nacidos en dictadura, que en los setenta se habrían metido de cabeza abajo de la cama y hubieran dicho de Walsh, Urondo, Conti, lo mismo que decía el gobierno peronista de entonces, el mismo de Isabel, López Rega y Casildo Herrera. Y que en la dictadura habrían mentado el "por algo será".

Y así como ahora defienden a D´Elía (ex asesor de Pinki, ex menemista, ex aliancista, hoy kirchnerista y mañana...) y al matrimonio K, "la pata sureña del proyecto menemista", como era calificado en los noventa por el Grupo de los Ocho, mañana se los llevará la corriente del momento. Bobitos que boludean en su PC gracias a la platita de papá y mamá, integrantes de la clase media contra la que ahora se tiran. Troskos tardíos que ya no corren peligro por serlo y por eso apoyan a un gobierno que se las da de progresista, aunque jamás se jugaron por nada que no sea competir por si su avatar es más lindo que el de otro twittero. Me rompieron las bolas.

King Kong, 1933


Pajeros si; pero terroristas no


Bicicletas en 1930


Los ojos de Greta Garbo



Le Voyage dans la Lune, 1902, de Georges Melies