24 de septiembre de 2015

Jaime Maussan, el mexicano más bizarro de la galaxia


Por Humberto Acciarressi
En Twitter @uniberto

Twitter, ya lo escribí varias veces, es una magnífica herramienta para la comunicación global. Pero para los amantes de lo bizarro y de los personajes insólitos, es el extremo del Arco Iris en donde se encuentra la vasija de oro. Es, para decirlo sin vueltas, una cantera inagotable de frases, sucesos y dislates que hacen reir a un muerto. Una amiga mexicana, Elizabeth Legarreta, que despliega su simpatía en la red social del pajarito, retuiteó hace unas horas un meme con la cara de un hombre con la siguiente frase: "Se acabó el mundo. Pero inmediatamente después empezó otro exactamente igual. Por eso no se notó". Incluso el rostro del tipo hacía juego con esa cargada, con una cita que no le pertenece aunque se encuentra a tono con sus actividades. Palabras van, palabras vienen, Elizabeth me contó que se trataba de Jaime Maussan, un "investigador" del tema Ovni y de cuanto episodio insólito se le cruce por el camino.

Para ilustrar lo gracioso del asunto, esta mexicana de gran sentido del humor -el más noble de los sentidos-, me envió el link a un video de You Tube en el que Maussan se dedica a analizar junto a otro sujeto, los quehaceres de un "pingüino" parado como una estatua sobre la punta de un pino. Durante varios minutos, y luego de aclarar que estos bichos no vuelan y su hábitat está en el extremo sur de la Argentina, este chanta de envergadura concluye que los expertos en fauna van a tener que explicar "qué hace un pingüino subido a un pino en el centro de la república mexicana". Ya fuera de la red social, la twittera amiga me dijo que en sus pagos es ultrafamoso y que ella no conoce a nadie que lo tome en serio. Y me invitó a recorrer sus videos, donde realiza lo que Elizabeth denominó con total contundencia como "puro humor involuntario". Decir que me estuve riendo varias horas no es exagerado. Los videos y los reportajes a Maussan, escandalosamente bizarros, son adictivos.


Tengo el deber intelectual de consignar que, además, este "investigador" cuenta en una entrevista que él mismo estuvo en contacto con seres extraterrestres. Buscalo y miralo. Nada de lo que yo pueda decir se acerca a las burradas que se escuchan en esa nota. Una de las cuestiones a destacar es que este Maussan ha protagonizado papelones siderales, de los que se han burlado tirios y troyanos, con fotos y videos más trucados que en una película de Ed Wood. Ennumerarlos resultaría agotador. Este vivillo -nobleza obliga- ha estado en programas de todo tipo, incluso de grandes cadenas. Y en la wikipedia se afirma que ha ganado un número de premios casi tan abrumador como sus bizarros asuntos. Algunos de esos galardones, por ejemplo, con el nombre de George Adamski, aquel cèlebre caradura que tenía "charlas con extraterrestres" . Lo último que sabemos de Maussan es que dice que hay vida en Marte, lo cual ni siquiera es una novedad. Y que en la televisión argentina, vía Skype, lo entrevistó Chiche Gelblung. En fin. Todo esto confirma una teoría personal: los mejores humoristas son los que hacen cosas aparentemente serias.

(Esta columna fue publicada en el diario La Razón y también podés leerla acá)