8 de abril de 2015

Los "asesinatos viales" no le interesan a la política

CIFRAS DE MUERTOS POR ACCIDENTES VIALES EN EL 2014 EN LA ARGENTINA

Por Humberto Acciarressi

Los números son de una frialdad altamente riesgosa. Si se informa que de acuerdo a la asociación civil Luchemos por la Vida, en estadísticas que llegan hasta enero de este año, los muertos en accidentes de tránsito arriban a los 21 diarios y a los 634 mensuales, a muchos acostumbrados a cifras de escándalo les parecerá poco. En especial a los legisladores, que tienen cajoneados varios proyectos, incluyendo uno presentado por las Madres del Dolor y que espera, aunque sea, tratamiento parlamentario. El kirchnerismo de las cámaras Baja y Alta, acostumbrado a levantar la mano al unísono ante cualquier negocio disfrazado de ley llegado del Ejecutivo, hace mutis por el foro en la materia. Y la oposición no realiza mucho más. Los accidentes viales y sus consecuencias trágicas no parecen estar en la agenda política de nadie. Y día tras día, decenas de personas mueren como consecuencia del accionar criminal de asesinos al volante que conducen en estado de ebriedad, drogados o simplemente por una cuestión de adicción a la adrenalina.

Lamentablemente, cada vez que alguien muere a consecuencia de una picada -no me refiero a los corredores sino a las víctimas- se arma un escándalo mediático, que rápidamente se pierde en el dolor de una, dos o tres familias que quedan al arbitrio de leyes que profundizan cualquier desgarramiento. Asesinos viales que esperan el juicio en libertad, que luego reciben la menor de las penas (lo que les permite mantenerse libres), y para colmo no encuentran ningún impedimento para seguir conduciendo. Se dirá que esto se encuentra en el marco de una sociedad que, en parte, acompañó durante una década "el relato" sobre "la sensación de inseguridad" y la supuesta exageración de los medios periodísticos, hasta que comenzaron a entrarles en su propia casa. Y es cierto. Pero que se corran picadas en las narices de la propia polícía habla de una sociedad sin normas y, casi peor aún, que hace un culto de berretadas culturales del estilo "Rápido y furioso" y convierte en héroes a actores como Paul Walker, por el mérito de confundir la realidad con la ficción, y haberse matado en un accidente vial.

También de acuerdo a Luchemos por la Vida, sabemos que entre 1990 y 2012, en España los muertos en accidentes de tránsito disminuyeron en un 79%, en Suecia un 63%, en Holanda un 59%, en Estados Unidos un 25%. Mientras, en la Argentina, la cifra de disminución es patética: 0%. Ni al menemismo ni al kirchnerismo les interesó hacer algo en la materia. Con casi 8.000 muertos por año, y más de 120.000 heridos anuales de distinto grado, será muy difícil introducir en "el relato" algún logro en la materia. No olvidemos que mientras se hacen cadenas nacionales para informar sobre la inauguración de una canilla, hay centenares de rutas argentinas en las que no debería transitar ni un monopatín y no sólo lo hacen autos y camiones, sino micros de corta y larga distancia cargados de gente. Una de las cuestiones que abordan las Madres del Dolor en su postergado proyecto parlamentario es el aumento de las penas a los "asesinos viales", como los llaman sus integrantes. Tal vez por eso duerme el sueño de los justos.

(Esta columna fue publicada en el diario La Razón y también podés leerla acá)

Total de muertos en 2014 en Argentina

(Cifras provisorias al 06/01/2015): 7.613

(Promedio diario: 21 - Promedio mensual: 634)