12 de septiembre de 2014

Tapas de Séptimo Círculo y muestra de José Bonomi


Por Humberto Acciarressi

En 1932, Oliverio Girondo publicó su tercer libro, "Espantapájaros", editado por la legendaria Proa y con una de las tapas más originales que uno haya visto. La ilustración, el llamado "espantapájaro académico de galera y monóculo" le pertenecía a un joven de 29 años, técnicamente nacido en Italia pero traido a la Argentina a los dos años y meses, llamado José Bonomi, quien con el tiempo se convertiría en uno de los más famosos y paradójicamente casi anónimo diseñador de portadas, además de pintor, escenógrafo, grabador y docente. No es casual que su aporte al arte aún no haya sido lo suficientemente valorado y su nombre sea prácticamente desconocido aún en el mundo de las galerías y de los museos. El arte de tapa se las ve negras cada vez que se lo quiere incluir en los catálogos académicos.

En 1945, la editorial Emecé comenzó a publicar una colección única en el mundo, El Séptimo Círculo, con "La bestia debe morir", de Nicholas Blake, traducida por Juan Rodolfo Wilcock ¿Hace falta recordar que dicha colección fue dirigida por Jorge Luis Borges y Adolfo Bioy Casares durante los primeros 120 títulos? No lo creo. Pero sí, como dato curioso, que Nicholas Blake era el seudónimo del escritor y gran poeta Cecil Day-Lewis, padre del actor Daniel Day-Lewis. Borges había estado mucho tiempo convenciendo a los editores sobre la importancia de una colección -que iba a durar 38 años- consagrada a los libros policiales. Finalmente le ganó a la desconfianza editorial por un género que en ese entonces era considerado menor. Así fue como nació El Séptimo Círculo, cuya emblema era un caballito de ajedrez y aquellas tapas geométricas que todavía pueden verse en algunas librerías de viejo de la calle Corrientes. Ambas estaban realizados por José Bonomi.

Injustamente, casi no hay referencias a este artista que estuvo vinculado a los circuitos culturales de Buenos Aires durante muchos años y que cultivó la amistad de Leopoldo Marechal, Emilio Pettoruti, Xul Solar y Lino Eneas Spilimbergo, entre otros . Muy perdidamente se sabe que nació el 17 de junio de 1903. Para colmo, la red de redes casi no aporta datos, salvo muy escuetos y vinculados a la colección creada por Borges y Bioy Casares. El asunto es que Bonomi trabajó en los más prestigiosos diarios y revistas de la Argentina, además de haber hecho tapas e ilustraciones de una cantidad infinita de libros de diversos autores. Por ejemplo, la revista Sur y la editorial Tor, en las antípodas estéticas, contaron con su gran versatilidad. Por suerte, en la que constituye la primera retrospectiva del artista - titulada "José Bonomi y El Séptimo Círculo. Ilustración y literatura"-, los porteños pueden ver desde hace unos días en el Museo de Arte Español Enrique Larreta (Juramento 2291), muchas de las obras de este singular personaje. La exposición -que permanecerá abierta al público hasta el 26 de octubre de 13 a 19 y de 10 a 20 los sábados y domingos- es acompañada de un ciclo de conferencias y otro de cine. Visitarla es más que recomendable.

(Esta columna fue publicada en el diario La Razón y también podés leerla acá)