18 de diciembre de 2014

La muerte y los que no saben nada

"Nadie sino los muertos saben si todas estas cosas de las que la gente habla son dignas de morir por ellas. Y los muertos no pueden hablar. Así que las palabras sobre muertes nobles y sangre sagrada y honor y demás están puestas en los labios de los muertos por los ladrones de tumbas y los mentirosos que no tienen ningún derecho de hablar por los muertos. Si un hombre dice muerte antes que deshonor es un tonto o un mentiroso porque él no sabe lo que es estar muerto. Porque no es capaz de juzgar. El sólo sabe sobre la vida. El no sabe nada sobre morir"

Dalton Trumbo
(Fragmento de "Johnny fue a la guerra")

Cuando el vulcano Mr.Spock editó un disco


En los tiempos en que Leonard Nimoy interpretaba en televisión al híbrido vulcano-terrestre Mr. Spock, de "Viaje a las estrellas", aprovechando la fama editó un disco. No es joda. Y esta portada lo prueba.

Me pareció ver un lindo gatito . . . por el aire


Flores para el elefante muerto


Un grupo de aldeanos se agolpa arededor de un elefante muerto y le arroja flores en la zona de Lokhisapori, en el distrito de Sonitpur, Assam, India. El paquidermo se electrocutó con unos cables de alta tensión que los habitantes de la zona colocan alrededor de sus cultivos para prevenir los ataques de animales salvajes.

Portfolio de Sandra Jawad


La ilustradora y diseñadora Sandra Jawad, graduada en el The London College of Fashion y especializada en ilustración de moda, reside en la capital de Inglaterra y trabaja como free lance. En sus obras se destaca la técnica mixta, especialmente en blanco y negro, en los que utiliza lápices y da los últimos toques con su ordenador.









 

17 de diciembre de 2014

A 110 años del más loco de los Tarzanes del cine

Por Humberto Acciarressi

Cuando en la publicación pulp All Story Magazine, en octubre de 1912, hizo su aparición Tarzán, salido de la imaginación de Edgar Rice Burroughs, un chico nacido en Pensilvania cumplía 8 años en la Chicago de los blues y las peleas callejeras a dónde se habían mudado su familia. Era un chico estudioso, enorme de cuerpo y aire estúpido, muy preocupado en contemplarse en el espejo y en desarrollar sus dotes natatorias. Johnny Weissmuller, varios años más tarde, se convirtió en el primer hombre en nadar los cien metros en menos de un minuto, lo que significó el inicio de una serie de triunfos olímpicos y 67 récords mundiales. El grandote estúpido ya era un notorio deportista. Desde años atrás, unos veinte Tarzanes ya se paseaban por la pantalla en taparrabos y a los gritos.

En 1929 Johnny debutó en el cine. Obviamente no fue el inicio de una gran estrella: interpretaba a Apolo en un film llamado "Paso a la belleza", tarea paralela a una campaña de publicidad de ropa interior. "Big Johnny" ya se despojaba de sus prendas. A comienzos de la década del treinta, contratado por la Metro, Tarzán comenzó a ser sinónimo de Weissmuller. Acompañado de Maureen O´Sullivan (la madre de Mia Farrow) en el papel de Jane y de la inseparable mona Chita (en verdad fueron ocho simios diferentes), el gran nadador y pésimo actor se ganó un lugar en el corazón de millones de espectadores. Apenas le bastó filmar una docena de películas. Entre gritos, golpes en el pecho, lianas, sonidos selváticos y la admiración del público, "Big Johnny" pasó los mejores años de su vida. Lo peor le estaba reservado para los últimos.

Su vida personal fue un desastre, con varios matrimonios frustrados (uno de ellos con Lupe Vélez, que se suicidó). Cuando en 1948 hizo su último film de Tarzán, la Columbia le ofreció interpretar a "Jim de la jungla", cuyos pantalones y camisa apenas disimulaban su gordura. Los años, por su lado, deterioraron su psiquis. Además los negocios le fueron como la mona (y no precisamente Chita); y acabó de recepcionista en un hotel de Las Vegas. En el cuarto en dónde se hospedaba comenzó a molestar a los vecinos con gritos nocturnos, que emulaban los selváticos de Tarzán. En una ocasión, sin razón alguna, hizo sonar la alarma de incendio. Estaba irremediablemente piantado. Tampoco lo aguantaron los otros enfermos cuando fue internado en un hospicio. Su última mujer, Marie, le leía las cartas que le llegaban de todos lados. "Big Johnny" había dicho varias veces que le gustaría morir en Acapulco. Varios infartos y sus gritos obligaron a su esposa a cumplirle el deseo. El 21 de enero de 1984, el Tarzán más famoso de la historia dejó de molestar con sus alaridos.

(Esta columna fue publicada en el diario La Razón y también podés leerla acá)



Bettie Page, la reina de las Pin Ups en dibujos










"Sures" y el disco homónimo, desde Holanda a Buenos Aires


Por Humberto Acciarressi

Este martes, el trío Sures presenta el disco homónimo en el Espacio Tucumán (Suipacha 140), a las 20.30 con entrada libre y gratuita. La agrupación instrumental formada por Marcos Di Paolo en guitarra, Diego Wagner en contrabajo y Facundo Guevara en percusión data de 2010 y fue creda en Amsterdam, aunque en ese momento el contrabajo estaba a cargo del holandés Daniel Lehmann. Es precisamente el mendocino Di Paolo quien convocó a las miembros del trío y el que tiene a su cargo la composición de los temas, el que también nos informa que desde aquellos primeros encuentros en Holanda hasta la actualidad, han cambiado muchas cosas salvo "el sonido diverso y ecléctico del proyecto, que si bien no deja de ser muy folclórico, propone una nueva forma de escuchar e interpretar los temas propios y los ajenos".

Ahora, seleccionados de un vasto repertorio los diez temas instrumentales de la placa, con recursos e improvisaciones características del jazz, el disco "Sures" contiene siete composiciones de Di Paolo, además de tres reversiones de "Remolinos" de Manuel "Nolo" Tejón, "Zamba de Argamonte" de Gustavo "Cuchi" Leguizamón y "Very Early" de Bill Evans. El guitarrista del trío señala que la incorporación de Wainer en el contrabajo motivó una reformulación de ciertos aspectos, pero ninguna en lo esencial. Ya de vuelta en la Argentina, y con el CD grabado en Holanda, la agrupación se dedicó girar por el país de manera exitosa. La misma arrancó en noviembre en Córdoba, siguió en Mendoza, y en 2015 continuará por Rosario y Tucumán.

Uno de las características de este disco que forma parte de la corriente de interpretación moderna de las viejas raíces, es que la ausencia de la voz -característica casi fundamental de nuestro folclore- deja al descubierto la perfección académica y virtuosa de los instrumentos (además de los que forman el trío, el piano de Randal Corsen en "Un minuto", "Lagunas secas" y "Porteadores" y el violín de alto vuelo de Jasper Le Clerc en "Uspallata", ambos músicos invitados). Zambas, chacareras, cuecas a puro instrumento, con aires jazzísticos, hacen que éste sea un CD altamente atractivo, que este martes se presenta en nuestra ciudad capital para quien quiera escuchar una muy buena música, de esa que no siempre tiene la difusión que se merece.

(Esta columna fue publicada en el diario La Razón y también podés leerla acá)

Tetas de plástico


El partido le salió caro