19 octubre 2020

El ternero y el lobo de la Edad de Hielo hallados en Yukón, Canadá

EL ESPECIMEN ENCONTRADO EN EL YUKON ES EL UNICO LOBO MOMIFICADO DE LA EDAD DE HIELO

Los restos momificados de un ternero de caribú y de un cachorro de lobo, descubiertos durante una búsqueda de oro en Klondike, región del territorio del Yukón, Canadá, tienen más de 50.000 años de antigüedad, de acuerdo a lo revelado oportunamente en un comunicado oficial recogido por National Geographic. Los animales, por su importancia científica, ya se encuentran en el Instituto Canadiense de Conservación. 

El espécimen del ternero de caribú mantiene prácticamente la parte delantera del cadáver, incluyendo la cabeza, las dos extremidades delanteras, los músculos, la piel y el pelo. Su tejido momificado es uno de los más antiguos de los que se tiene registro de un mamífero en el mundo. Por su lado, el lobo se encuentra excepcionalmente bien conservado, incluyendo la cabeza, las patas, la piel, el pelo y la cola. “Los dos son especímenes de unas especies que sobrevivieron al final de la Edad de Hielo y que hoy son una parte fundamental del paisaje del Yukón, y por lo que sabemos este es el único lobo momificado de la Edad de Hielo que se ha encontrado en el mundo", precisó Grant Zazula, el paleontólogo principal de la investigación. 

Ambos especímenes fueron descubiertos en el territorio de la etnia Tr’ondëk Hwëch’in, cuyos antepasados habitaron a lo largo del río Yukón durante miles de años. “Para la etnia Tr’ondëk Hwëch’in, el lobo y el caribú son muy importantes y están interrelacionados. El caribú ha alimentado y vestido a nuestra gente durante miles de años. El lobo mantiene el equilibrio en el mundo natural, manteniendo al caribú en sano equilibrio”, expresó Roberta Joseph, la jefa de la etnia. “Ni los lobos ni los caribúes son especies extintas. De hecho estaban ahí durante la Edad de Hielo, pero no sufrieron, como los mamuts o los tigres de diente de sable, la extinción a finales de este período. Parece que ambas especies son muy adaptables a los cambios medioambientales y climáticos", subrayó el paleontólogo del Yukón.

EN UNA FOTO DISTRIBUIDA POR EL GOBIERNO DE YUKON, CANADA, SE OBSERVA EL LOBO DE LA EDAD DE HIELO MUY BIEN CONSERVADO

EL TERNERO DE CARIBU CONSERVA LA PARTE DELANTERA, MUSCULOS, PIEL Y PELO

13 octubre 2020

Mars Express sigue encontrando agua subterránea en Marte


La sonda Mars Express de la ESA (European Space Agency) descubrió masas de agua líquida bajo el hielo del polo sur marciano. El Radar Avanzado para la Investigación de la Ionosfera y del Subsuelo de Marte (MARSIS) de la misión ya había revelado la existencia de un depósito subterráneo en 2018, a unos 1,5 km por debajo del hielo. Ahora, con nuevos datos, se han descubierto otros tres. El mayor de los lagos subterráneos mide 20 x 30 km y está rodeado de otros más pequeños. Se cree que el agua debe de ser muy salada para haber permanecido en estado líquido pese a las bajas temperaturas del planeta. 

Se sabe que en el pasado, Marte fue un planeta más cálido y húmedo, por cuya superficie fluía el agua de forma muy parecida a como sucede en la actualidad en la Tierra. Aunque ya no es posible que el agua permanezca estable en la superficie, el descubrimiento avanza en la posibilidad de que exista un sistema completo de antiguos lagos subterráneos, de millones y hasta miles de millones de años de antigüedad. Son los mismos sititos ideales para buscar muestras de vida en Marte, aunque sería difícil llegar hasta ellos. 

En la Tierra también existen lagos subglaciales, como el lago Vostok de la Antártida. Pueden albergar ecosistemas únicos, que ofrecen analogías de utilidad para los astrobiólogos que estudian cómo logra sobrevivir la vida en entornos extremos. Las técnicas empleadas para analizar los datos de radar de Marte son parecidas a las utilizadas en la investigación de lagos subglaciales en la Antártida, Canadá y Groenlandia.

10 octubre 2020

Louise Glück, flamante Premio Nobel, y la memoria


“Vemos la vida una sola vez, en la infancia. 
  El resto es memoria” 

 Louise Glück

Philip Dick y la realidad


"La realidad es eso que incluso cuando dejamos de creer en ello, sigue existiendo y no desaparece"

Philip Dick

Un agujero negro supermasivo de tiempos remotos del universo


Los astrónomos del Observatorio Europeo Austral (ESO) de Chile detectaron un conjunto de galaxias con un agujero negro supermasivo en su centro, que dataría de tiempos antiguos del Universo. En tal sentido se afirma que este descubrimiento permitirá saber más sobre la formación de los enigmáticos eventos cósmicos. Estos primeros agujeros negros, que habrían nacido con el hundimiento de las primeras estrellas, son "uno de los objetos astronómicos más difíciles de entender", comentó Marco Mignoli, del Instituto de Astrofísica de Bolonia (Italia). El fenómeno cósmico dataría del tiempo en que el universo no llegaba a 1.000 millones de años, es decir, el 10% de su edad actual, que está calculada en 13.800 millones de años. 

Se trata de seis galaxias que se encuentran en medio de unos filamentos cósmicos parecidos a una telaraña, detrás de los cuales aparece un agujero negro que tiene una masa mil millones de veces superior a la del Sol. "Antes creíamos que eran pequeños y que crecían con el tiempo, a lo largo de 13.000 millones de años. Pero el hecho de haber hallado este agujero de este gran tamaño, tan temprano en la historia del Universo, muestra que evolucionaron mucho más rápidamente", explicó a la agencia AFP la astrofísica Françoise Combes, del laboratorio Lerma, del Observatorio de París-PSL. 

Respecto a la pregunta que surge sobre cómo es posible un crecimiento tan rápido, el estudio propone la hipótesis que dice que el inmenso entramado de filamentos y las galaxias que se agrupan en él, contienen suficientemente gas para suministrar el "carburante" necesario. De esta forma, el agujero negro devoraría el gas de los filamentos de la galaxia principal en la que se aloja, y se transforma en un gigante cósmico de forma acelerada. Pero a esto que ya es maravilloso, hay que añadirle que Bárbara Balmaverde, coautora del estudio sobre el descubrimiento, señaló: "Creemos haber visto sólo la punta del iceberg y que estas galaxias halladas alrededor del agujero negro son apenas las más brillantes".