17 de mayo de 2020

Tim Walker, el mago inglés de la fotografía de moda


No es la primera vez que nos ocupamos de Tim Walker, fotógrafo inglés que se encuentra en la vanguardia de la fotografía de moda, con imágenes de una extraordinaria belleza poética. Sus escenarios extravagantes y oníricos, muchas veces inspirados en cuentos o películas, cuentan historias de lo más variadas, en un periplo iniciado gracias a un antiguo trabajo en una librería en la que ordenaba archivos de Cecil Beaton. Walker, que fue asistente del gran Richard Avedon, en 1995, con 25 años, realizó su primera sesión para la revista Vogue. A partir de ese momento sus obras han ilustrado las ediciones inglesas, italianas, estadounidenses y asiáticas de la publicación. Además de haber trabajado con las marcas más importantes del mundo de la moda internacional, fue colaborador del cineasta Tim Burton. No es esa su única relación con el cine. También ha fotografiado a artistas como Madonna, Emma Watson, Helena Boham-Carter, Ethan Hawke, Scarlett Johansson, Emma Stone, Marion Cotillard. etc.










Discurso de Albert Camus de aceptación del Premio Nobel


"Al recibir la distinción con que ha querido honrarme su libre Academia, mi gratitud es más profunda cuando evalúo hasta qué punto esa recompensa sobrepasa mis méritos personales. Todo hombre, y con mayor razón todo artista, desea que se reconozca lo que es o quiere ser. Yo también lo deseo. Pero al conocer su decisión me fue imposible no comparar su resonancia con lo que realmente soy. ¿Cómo un hombre, casi joven todavía, rico sólo por sus dudas, con una obra apenas desarrollada, habituado a vivir en la soledad del trabajo o en el retiro de la amistad, podría recibir, sin una especie de pánico, un galardón que le coloca de pronto, y solo, a plena luz? ¿Con qué ánimo podía recibir ese honor al tiempo que, en tantos sitios, otros escritores, algunos de los más grandes, están reducidos al silencio y cuando, al mismo tiempo, su tierra natal conoce una desdicha incesante?

He sentido esa inquietud, y ese malestar. Para recobrar mi paz interior me ha sido necesario ponerme de acuerdo con un destino demasiado generoso. Y como era imposible igualarme a él con el único apoyo de mis méritos, no he hallado nada mejor, para ayudarme, que lo que me ha sostenido a lo largo de mi vida y en las circunstancias más opuestas: la idea que me he forjado de mi arte y de la misión del escritor. Permítanme, aunque sólo sea en prueba de reconocimiento y amistad, que les diga, lo más sencillamente posible, cuál es esa idea.

Personalmente, no puedo vivir sin mi arte. Pero jamás he puesto ese arte por encima de cualquier cosa. Por el contrario, si me es necesario es porque no me separa de nadie, y me permite vivir, tal como soy, a la par de todos. A mi ver, el arte no es una diversión solitaria. Es un medio de emocionar al mayor número de hombres, ofreciéndoles una imagen privilegiada de dolores y alegrías comunes. Obliga, pues, al artista a no aislarse; le somete a la verdad, a la más humilde y más universal. Y aquellos que muchas veces han elegido su destino de artistas porque se sentían distintos, aprenden pronto que no podrán nutrir su arte ni su diferencia más que confesando su semejanza con todos.

El artista se forja en ese perpetuo ir y venir de sí mismo hacia los demás, equidistante entre la belleza, sin la cual no puede vivir, y la comunidad, de la cual no puede desprenderse. Por eso, los verdadero artistas no desdeñan nada; se obligan a comprender en vez de juzgar. Y si han de tomar partido en este mundo, sólo puede ser por una sociedad en la que, según la gran frase de Nietzsche, no ha de reinar el juez sino el creador, sea trabajador o intelectual.

Por lo mismo el papel de escritor es inseparable de difíciles deberes. Por definición no puede ponerse al servicio de quienes hacen la historia, sino al servicio de quienes la sufren. Si no lo hiciera, quedaría solo, privado hasta de su arte. Todos los ejércitos de la tiranía, con sus millones de hombres, no le arrancarán de la soledad, aunque consienta en acomodarse a su paso y, sobre todo, si en ello consiente. Pero el silencio de un prisionero desconocido, abandonado a las humillaciones, en el otro extremo del mundo, basta para sacar al escritor de su soledad, por lo menos, cada vez que logre, entre los privilegios de su libertad, no olvidar ese silencio, y trate de recogerlo y reemplazarlo, para hacerlo valer mediante todos los recursos del arte.

Nadie es lo bastante grande para semejante vocación. Sin embargo, en todas las circunstancias de su vida, obscuro o provisionalmente célebre, aherrojado por la tiranía o libre para poder expresarse, el escritor puede encontrar el sentimiento de una comunidad viva, que le justificará sólo a condición de que acepte, tanto como pueda, las dos tareas que constituyen la grandeza de su oficio: el servicio a la verdad, y el servicio a la libertad. Y puesto que su vocación consiste en reunir al mayor número posible de hombres, no puede acomodarse a la mentira ni a la servidumbre porque, donde reinan, crece el aislamiento. Cualesquiera que sean nuestras flaquezas personales, la nobleza de nuestro oficio arraigará siempre en dos imperativos difíciles de mantener: la negativa a mentir respecto de lo que se sabe y la resistencia ante la opresión.

Durante más de veinte años de historia demencial, perdido sin remedio, como todos los hombres de mi edad, en las convulsiones del tiempo, sólo me ha sostenido el sentimiento hondo de que escribir es hoy un honor, porque ese acto obliga, y obliga a algo más que a escribir. Me obligaba, especialmente, tal como yo era y con arreglo a mis fuerzas, a compartir, con todos los que vivían mi misma historia, la desventura y la esperanza. Esos hombres nacidos al comienzo de la primera guerra mundial, que tenían veinte años en la época de instaurarse, a la vez, el poder hitleriano y los primeros procesos revolucionarios, Y que para completar su educación se vieron enfrentados a la guerra de España, a la segunda guerra mundial, al universo de los campos de concentración, a la Europa de la tortura y de las prisiones, se ven hoy obligados a orientar a sus hijos y a sus obras en un mundo amenazado de destrucción nuclear. Supongo que nadie pretenderá pedirles que sean optimistas. Hasta llego a pensar que debemos ser comprensivos, sin dejar de luchar contra ellos, con el error de los que, por un exceso de desesperación han reivindicado el derecho al deshonor y se han lanzado a los nihilismos de la época. Pero sucede que la mayoría de entre nosotros, en mi país y en el mundo entero, han rechazado el nihilismo y se consagran a la conquista de una legitimidad.

Les ha sido preciso forjarse un arte de vivir para tiempos catastróficos, a fin de nacer una segunda vez y luchar luego, a cara descubierta, contra el instinto de muerte que se agita en nuestra historia.

Indudablemente, cada generación se cree destinada a rehacer el mundo. La mía sabe, sin embargo, que no podrá hacerlo. Pero su tarea es quizás mayor. Consiste en impedir que el mundo se deshaga. Heredera de una historia corrompida —en la que se mezclan las revoluciones fracasadas, las técnicas enloquecidas, los dioses muertos, y las ideologías extenuadas; en la que poderes mediocres, que pueden hoy destruirlo todo, no saben convencer; en la que la inteligencia se humilla hasta ponerse al servicio del odio y de la opresión—, esa generación ha debido, en si misma y a su alrededor, restaurar, partiendo de amargas inquietudes, un poco de lo que constituye la dignidad de vivir y de morir. Ante un mundo amenazado de desintegración, en el que se corre el riesgo de que nuestros grandes inquisidores establezcan para siempre el imperio de la muerte, sabe que debería, en una especie de carrera loca contra el tiempo, restaurar entre las naciones una paz que no sea la de la servidumbre, reconciliar de nuevo el trabajo y la cultura, y reconstruir con todos los hombres una nueva Arca de la Alianza.

No es seguro que esta generación pueda al fin cumplir esa labor inmensa, pero lo cierto es que, por doquier en el mundo, tiene ya hecha, y la mantiene, su doble apuesta en favor de la verdad y de la libertad y que, llegado el momento, sabe morir sin odio por ella. Es esta generación la que debe ser saludada y alentada dondequiera que se halle y, sobre todo, donde se sacrifica. En ella, seguro de vuestra profunda aprobación, quisiera yo declinar hoy el honor que acabáis de hacerme.

Al mismo tiempo, después de expresar la nobleza del oficio de escribir, querría yo situar al escritor en su verdadero lugar, sin otros títulos que los que comparte con sus compañeros, de lucha, vulnerable pero tenaz, injusto pero apasionado de justicia, realizando su obra sin vergüenza ni orgullo, a la vista de todos; atento siempre al dolor y a la belleza; consagrado en fin, a sacar de su ser complejo las creaciones que intenta levantar, obstinadamente, entre el movimiento destructor de la historia.

¿Quién, después de eso, podrá esperar que él presente soluciones ya hechas, y bellas lecciones de moral? La verdad es misteriosa, huidiza, y siempre hay que tratar de conquistarla. La libertad es peligrosa, tan dura de vivir, como exultante. Debemos avanzar hacia esos dos fines, penosa pero resueltamente, descontando por anticipado nuestros desfallecimientos a lo largo de tan dilatado camino. ¿Qué escritor osaría, en conciencia, proclamarse orgulloso apóstol de virtud? En cuanto a mi, necesito decir una vez más que no soy nada de eso. Jamás he podido renunciar a la luz, a la dicha de ser, a la vida libre en que he crecido. Pero aunque esa nostalgia explique muchos de mis errores y de mis faltas, indudablemente ella me ha ayudado a comprender mejor mi oficio y también a mantenerme, decididamente, al lado de todos esos hombres silenciosos, que no soportan en el mundo la vida que les toca vivir más que por el recuerdo de breves y libres momentos de felicidad, y por la esperanza de volverlos a vivir.

Reducido así a lo que realmente soy, a mis verdaderos limites, a mis dudas y también a mi difícil fe, me siento más libre para destacar, al concluir, la magnitud y generosidad de la distinción que acabáis de hacerme. Más libre también para decir que quisiera recibirla como homenaje rendido a todos los que, participando el mismo combate, no han recibido privilegio alguno y sí, en cambio, han conocido desgracias y persecuciones. Sólo me falta dar las gracias, desde el fondo de mi corazón, y hacer públicamente, en señal personal de gratitud, la misma y vieja promesa de fidelidad que cada verdadero artista se hace a si mismo, silenciosamente, todos los días"

ALBERT CAMUS
(10 de diciembre de 1957, Estocolmo)


11 de mayo de 2020

No he hecho más que soñar, escribió Pessoa


"No he hecho más que soñar. Ese ha sido y sigue siendo, incluso, el sentido de mi vida. Nunca he tenido otra preocupación verdadera que no fuese mi vida interior. Los mayores dolores de mi vida se desvanecen cuando, al abrir la ventana hacia la calle de mis sueños, consigo enajenarme en la visión de su movimiento"

Fernando Pessoa
(Fragmento de "Libro del desasosiego")

10 de mayo de 2020

Animales en peligro de extinción en las fotografías de Tim Flach


Un reciente informe de National Geographic proporciona datos de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, el organismo internacional con mayor potestad sobre el problema. De acuerdo a la entidad, unas 5.200 especies animales se encuentran en peligro de extinción en la actualidad. Además, en un desglose por clase, se encuentran en esta extrema urgencia el 11% de las aves, el 20% de los reptiles, el 34% de los peces y 25% de los anfibios y mamíferos ¿Cuando se considera un animal en riesgo de desaparecer?, se pregunta N.G. Y responde: "Se considera que una especie está en peligro de extinción cuando todos los representantes de la misma corren el riesgo de desaparecer de la faz de la Tierra". Las cifras, como vemos, son alarmantes.

En este sentido, el fotógrafo de la naturaleza Tim Flach estuvo dos años fotografiando algunas de las especies en peligro de extinción más llamativas y emblemáticas del planeta para su proyecto "Endangered", cuya primera parte se convirtió en libro en 2017. "Quería crear imágenes que nos conmoviesen emocionalmente, de modo que nos sintamos obligados a cambiar nuestra relación con la naturaleza", ha explicado el artista. Aquí te mostramos algunas de sus magníficas y apremiantes fotografías.

AJOLOTE
ANTILOPE SAIGA
BUITRES
GORILA DE GABON
GRULLA DE MANCHURIA
MARIPOSAS MONARCA
OSO POLAR
PANGOLIN
TAMARINO MULTICOLOR
TORTUGA ANGONOKA

28 de abril de 2020

Las vacunas en la Semana Mundial de la Inmunización


Bajo el lema "Las vacunas funcionan para todos" (#VaccinesWork for All) está culminando la Semana Mundial de la Inmunización (24 al 30 de abril), este año en el marco de la pandemia de Coronavirus que causa estragos en el planeta. Como es natural, la campaña está centrada en la enorme trascendencia de las vacunas y de las personas que las desarrollan, administran o reciben, en todo lugar. De acuerdo a las estadísticas mundiales, 116 millones de niños recibieron en 2018 tres dosis de la vacuna combinada contra la difteria, el tétanos y la tos ferina (DTP3) y quedaron así protegidos contra enfermedades infecciosas que pueden ser graves y causar discapacidad o muerte. En este sentido, muchos países de ingresos bajos y medianos han dado grandes pasos en la ampliación de la cobertura de inmunización. Aún con estas cifras y la aplicación de otros tipos de vacunas, sigue habiendo en el mundo cerca de 20 millones de chicos no vacunados o vacunados de forma incompleta.

Este año, entre los objetios centrales, se encuentran demostrar el valor de las vacunas para la salud de los niños, las comunidades y la población en general, así como mostrar que la inmunización sistemática es la base de los sistemas de salud sólidos y resilientes y de la cobertura sanitaria universal. La inmunización es una estrategia fundamental para controlar hepatitis víricas, frenar la resistencia a los antimicrobianos, proporcionar una plataforma para la salud en los adolescentes, mejorar la atención prenatal y neonatal, entre otros beneficios. De la misma manera debe asegurarse que todas las personas sean vacunadas en los momentos oportunos y con las vacunas adecuadas, a lo largo de sus vidas. La necesidad de aplicar las vacunas contra la gripe y las antineumocócicas en los mayores de 60 años o grupos de riesgo es un buen ejemplo en estos tiempos dramáticos. Aunque no debe esperarse a encontrarse expuesto a una enfermedad grave durante un brote, sino que hay que vacunarse siempre, previa consulta. Y fundamentalmente, no caer en las falacias y los engaños de los movimientos "anti-vacunas", que se han puesto de moda en los últimos tiempos.

26 de abril de 2020

Anne Hathaway, sensación en el reto nudista del Pillow Challenge


Aprovechando la cuarentena por la pandemia de Coronavirus, celebrities de todo el mundo se unieron al reto viral Pillow Challenge que tiene como objetivo desnudarse ante los "followers", aunque tapando con almohadas las partes que Instagram no permite que queden a los ojos del público. Dicho así puede resultar sencillo, pero no lo es tanto. Una de las actrices que conmocionó las redes fue la talentosísima y hermosa Anne Hathaway, quien resolvió unirse al reto, aunque dándole una vuelta de tuerca. Con su ingenio habitual, la actriz pergeñó un disfraz muy original al que añadió la frase "Una reina jamás llega tarde, el resto simplemente llega temprano", imitando a su personaje Mía Thermopolis de "El diario de la princesa", su debut cinematográfico allá por el 2001. Con una almohada de azul fuerte y dos más chicas de color blanco, unas alas de mariposa, borcegos, anteojos de sol y auriculares, además de la frase que en la película pronuncia Julie Andrews, Anne causó sensación. En apenas un rato, la foto superó los dos millones de "likes". Para variar, Hathaway fue un lujo.