22 de agosto de 2014

Google tiene el coeficiente de un chico de 6 años


Aunque parezca una estupidez (y personalmente creo que lo es), analistas chinos clasificaron los motores de búsqueda según su CI (coeficiente intelectual), utilizando para eso preguntas que se le suelen hacer a las personas en los tests de inteligencia. Los investigadores realizaron su experimento entre Google, Bing, y los cinco motores de búsqueda más populares de China. En la prueba participaron también tres grupos de niños de 6, 12 y 18 años.

En la prueba escrita en chino Google obtuvo un coeficiente intelectual ligeramente superior a Bing, similar al de un nene de seis años, ya que mostró mejor resultado en traducción y cálculo. En cuanto a resultados generales, el índice más alto de inteligencia recayó en So.com, seguido por Baidu, Sogou, Google, Bing, Panguso y Zhongsou. Las preguntas del test incluían preguntas como: “¿Qué planeta del sistema solar es el más grande?” o "¿Cuál es el resultado de 25 multiplicado por 4?”. Sin embargo, en cuanto a los argumentos, ninguno de los motores de búsqueda se acercó siquiera al nivel de un chico de seis años.

Acusan de plagio a Shakira por la canción "Loca"


Un juez federal en Nueva York dictaminó que el éxito musical “Loca”, que popularizó Shakira en 2010, viola los derechos de autor y el trabajo del cantante dominicano Ramón Arias Vásquez, quien la escribió a finales de la década del ‘90 y cuya productora, Mayimba Music, es propietaria de los derechos de reproducción de la misma. En el fallo, el magistrado Alvin Hellerstein involucró, además, al tema en el que se inspiró Shakira, "Loca con su tíguere", del dominicano Edward Bello Pou, conocido como "El Cata".

"'Loca con su tíguere' de Bello y la versión en español 'Loca' de Shakira son copias ilegales de una canción cuyos derechos posee Mayimba, en violación de las leyes de propiedad intelectual", sentenció el juez, quien convocó a los abogados de Mayimba y a los de Sony -la productora del álbum de Shakira- a una nueva audiencia para discutir los pasos a seguir. "Loca" fue el primer corte del disco "Sale el Sol", que lanzó la cantante colombiana en el año 2010 y que alcanzó los primeros lugares en las radios de Latinoamérica, Europa y EE.UU.

Los 25 años de Espías llegan con disco nuevo


Por Humberto Acciarressi

Allá hacia fines de la década del 80, con la inocultable influencia de bandas locales como Los Fabulosos Cadillacs (de hecho su segundo disco lo produjo Flavio Cianciarullo) e internacionales como The Clash y Los Ramones, Espías hizo su aparición en el escenario vernáculo, y con el tiempo se fue consolidando como la banda pionera del ska-punk argentino. Ahora, con 25 años de recorrido musical y varias giras por el país, América latina y Europa, el grupo estará presentando su sexto disco, que lleva el nombre de la banda, el sábado 30 a las 19 en el villacrespense Club V (Corrientes 5008). En la oportunidad, también subirán al escenario los integrantes de Loquero, con lo cual los amantes del ska estarán de parabienes.

Militantes de la música que hacen, los integrantes de Espías fueron, en 2012, los mentores del primer Festival Sudamericano de Ska-Punk (el Suda-Ska) con bandas de Chile, Uruguay, Paraguay y Argentina. El mismo ya se llevó a cabo en Buenos Aires, Asunción y Montevideo, y el 13 de noviembre volverá a realizarse en Baires y el 15 de ese mes en Santiago de Chile. En lo que atañe al disco, el mismo contiene once canciones, de las cuales seis son inéditas y cinco son clásicas reversionadas para el cuarto de siglo de vida de la banda. Una de las buenas noticias que acompaña el momento fue el video clip oficial del primer corte de difusión, "Choop libertario", mientras que se encuentran en la etapa final de la grabación de un DVD que documenta los 25 años de este grupo que, con el correr del tiempo, se convirtió en un conjunto de culto del más rabioso ska.

En este cuarto de siglo, Espías compartió recitales con artistas y bandas como Flema, The Wailers, Mimi Maura, Dancing Mood, The Skatalites, por mencionar apenas algunas. Hernán "Cari" Alberto, una de las dos voces de la banda, sostiene que nunca dejaron de ser un conjunto de barrio (Villa Pueyrredón) y siguen defendiendo la autogestión de los discos. En lo que atañe a la realización del Suda-Ska indica que "fue un pequeño proyecto que se fue haciendo grande", lo que además les permite a las bandas que intervienen, ya sea comunicarse entre ellas y compartir estéticas, como "pelearla" juntos por el ska. Especialmente en estos tiempos en los que, también hay que reconocerlo, el género no es tan masivo como lo fue en la explosión de mediados de los años 80.

(Esta columna fue publicada en el diario La Razón y también podés leerla acá)


No tan elemental, querido Watson


Por Humberto Acciarressi

Los estudiosos de las aventuras de Sherlock Holmes coinciden en señalar que, en ninguna página de Arthur Conan Doyle, el célebre detective pronuncia una de las frases más famosas de la historia: "Elemental, Watson". Precisamente, en esta época de furiosa sherlockmanía -ya nos hemos referido en esta columna al odio pertinaz que el autor sentía por su criatura- se sigue atribuyendo al habitante de Baker 221-B, Londres, aquel dicho demasiado famoso para no ser verdadero. Incluso una de las series que siguen vigentes es "Elementary". Hay, eso sí, un sólo momento de la obra del también espiritista nacido en Escocia que puede vincularse al "Elemental....".

En un pasaje de la saga, Holmes visita a su ayudante, ya casado y con las ocupaciones derivadas del matrimonio, a quien no ve desde mucho tiempo atrás. Por la ceniza en la chaqueta de Watson, Sherlock deduce que su amigo aún fuma el mismo tabaco. Además, mirando sus zapatos, advierte que el escudero se encuentra muy ocupado. El calzado tiene el polvo suficiente para quien ha estado fuera de casa, pero no tanto para quien ha ido caminando. Luego -deduce Holmes-, su amigo ha tomado un taxi, cosa que hace cuando está muy ocupado.

Es precisamente en ese momento cuando, admirado por la deducción de su jefe, el ayudante manifiesta: "Excelente". Y el detective responde: "Elemental". Así, a secas, sin el "Watson". No hay ninguna otra línea en la obra de Conan Doyle en la que se repita una fórmula tan parecida. La más curiosa, en todo caso, es cuando en "El sabueso de los Baskerville", el detective le dice a su compañero: "Lo que dice es interesante, aunque elemental". Es justo, sin embargo, añadir que el origen de tal confusión puede venir de un escrito de Adrian Conan Doyle, hijo del escritor célebre, que escribió junto a su amigo John Dickson Carr el libro titulado "Las hazañas de Sherlock Holmes". En uno de los relatos, "El caso de la viuda roja", se encuentra la siguiente frase: "Elemental, querido Watson". Pero, insistimos, no se encuentra en la obra de Conan Doyle padre.

(Esta columna fue publicada en el diario La Razón y también podés leerla acá)


Cuando Orson Welles quiso filmar El Principito


Por Humberto Acciarressi

A 70 años de su muerte -dos semanas antes del fin de la Segunda Guerra Mundial su avión fue derribado por un caza germano y cayó a su tumba de agua marítima cerca de las costas de Francia-, es mucho lo que se ha dicho y se dice de Antoine de Saint-Exupéry, especialmente de su obra más famosa, "El Principito". Recién casi tres décadas más tarde, el Mediterráneo comenzó a devolver algunas de las piezas del Lightning P38 y objetos del escritor, con lo que pudo armarse uno de los rompecabezas más notorios de la literatura. Pero más allá de lo que es archiconocido, "Le Petit Prince" fue llevada al cine y al teatro en varias oportunidades. En lo que hace a la pantalla grande, una de las versiones fue realizada en la ex URSS y nunca se conoció en Occidente. La otra, la más difundida, se debió a la dirección del británico Stanley Donen, con Gene Wilder y el realizador y coreógrafo Bob Fosse ("Cabaret", "All Thah Jazz") en el papel de la serpiente, una de las maravillas del Séptimo Arte.

Sin embargo, uno de los proyectos cinematográficos que pudo haber dado que hablar, nunca se realizó y durante muchos años permaneció en secreto. El mismo estaba a cargo de Orson Welles, que en 1943 llegó a escribir tres guiones basados en "El Principito", a pocos meses de editado el libro original. El entonces joven director de "El ciudadano" ya había adaptado para la radio dos obras de Saint-Exupéry - "Vuelo nocturno" y "Tierra de hombres"- y era un admirador del francés. Incluso, para su película sobre "Le Petit Prince", Welles había concebido una idea adelantada para la época: mientras él encarnaría al aviador que sufre el accidente, el héroe del libro sería un dibujo animado. Con el entusiasmo de siempre -ese mismo que le aportó éxitos rotundos y fracasos estrepitosos- visitó a Walt Disney. Según algunos biógrafos, el creador de Mickey y del Pato Donald respondió: "En esta casa no hay lugar para dos genios". Y así se frustró el proyecto.

El teatro tampoco fue insensible al encanto poético de "Le Petit Prince": hubo docenas de puestas con la novela más emblemática de Saint-Exupéry. Entre las argentinas, todavía se recuerda la que hizo Luis Medina Castro, y en el catálogo de las extranjeras, la comedia musical realizada por Alan Jay Lerner y Frederick Loewe, autores de "My Fair Lady". Además, "El Principito" fue grabado en disco por varios actores. En la Argentina lo leyó, magistralmente, Alfredo Alcón. Y en Francia, no mucho antes de morir, Gerard Philipe le añadió a este texto la poesía de su propia voz.

(Esta columna fue publicada en el diario La Razón y también podés leerla acá)



20 de agosto de 2014

Paolo Ceric y su arte digital

¿Se la podría llevar un tornado, verdad?


Cuando el Río de la Plata se tiñó de sangre y fuego

EL GRAF SPEE OBSERVADO POR LA GENTE DESDE LA RAMBLA DE MONTEVIDEO
Por Humberto Acciarressi

En septiembre de 1939, con la invasión alemana a Polonia y la declaración de hostilidades de Francia e Inglaterra, la Segunda Guerra Mundial comenzó para demostrarle al mundo que en materia de tragedias, la humanidad no tiene techo. Lo curioso es que apenas tres meses más tarde, entre el 13 y el 17 de diciembre, el conflicto se instaló a 14 mil kilómetros del escenario central, en las aguas del Río de la Plata. En el combate naval, que tuvo la particularidad de ser el primero de la guerra, participaron el acorazado alemán "Admiral Graf Spee" y las naves británicas "Ayax", "Achilles" y "Exeter", al mando del comandante Harwood. Cuando estalló el conflicto, el buque germano se hallaba en el medio del océano Atlántico, donde el capitán Hans Langsdorff recibió la orden de perseguir y destruir el comercio marítimo inglés. Las instrucciones, aunque a regañadientes, fueron cumplidas: el acorazado de bolsillo hundió nueve mercantes de la Corona frente a la costa uruguaya.

Fue entonces cuando la fuerza naval británica ordenó la caza del "Graf Spee". El encuentro comenzó a las 6.17 del 13 de diciembre y culminó con el "Exeter" seriamente averiado y en fuga hacia nuestra Islas Malvinas. El parte del combate consignó 96 ingleses y 36 alemanes muertos. El acorazado, dañado, puso proa hacia el puerto de Montevideo. Sin embargo, el gobierno uruguayo le negó la autorización, además de informar a Alemania e Inglaterra que toda batalla dentro de sus aguas sería considerada una violación a la soberanía nacional. A Langsdorff le concedieron apenas 72 horas.

El 17 de diciembre, el capitán alemán, obsesionado por salvar a la tripulación de 1.100 marinos, dejó en tierra a sus hombres y navegó por el estuario del Río de la Plata, donde voló la santabárbara del buque con bombas de tiempo. Desde los botes que los trasladaban a Buenos Aires, los marineros alemanes vieron como su buque desaparecía en las aguas marrones. Más de veinte mil personas miraban desde la costanera. Aunque Hitler anunció que el capitán se hundió con el "Graf Spee", lo real es que Langsdorff se pegó un tiro en tierra argentina, el 20 de diciembre, vestido con su uniforme de gala en el cuarto de un hotel porteño. Los marinos germanos que lo sobrevivieron salvaron sus vidas, ya que permanecieron en la Argentina por el resto de la guerra y casi todos formaron familia y dejaron descendencia.

(Esta columna fue publicada en el diario La Razón y también podés leerla acá)




A 45 años de Woodstock: los que estuvieron y los que no


Por Humberto Acciarressi

El 15, 16, 17 y - tramo añadido a último momento- la madrugada y parte de la mañana del 18 de agosto de 1969, en la granja de Bethel, condado de Sullivan en el estado de Nueva York, se llevó a cabo el internacional e históricamente conocido Festival de Woodstock. Ya han pasado 45 años. A 18 dólares los tres días originales de paz, amor y rock and roll, los 60 mil asistentes que esperaban los organizadores se convirtieron en 400 mil reales, subidos a 500 mil por algunos historiadores y a una cifra infinita si se le cree a todos quienes afirman haber estado en ese chiquero en que se convirtió el predio por las lluvias que motivaron, además, cambios en la programación. Todo era nuevo para los promotores Michael Lang, John P. Roberts, Joel Rosenman y Artie Kornfeld. Hubo hasta muertos: uno fue atropellado por un tractor mientras dormía drogado; a otro le estalló el apéndice; no faltaron los fallecidos por sobredosis, varios (entre ellos músicos) sufrieron choques eléctricos. Fue un descontrol total.

No vamos a abundar en lo que todos saben, en el movimiento hippie y la oposición a la guerra de Vietnam, en las consignas pacifistas y el culto a la psicodelia que uno ya ha visto un millón de veces en el documental célebre y sus reversiones ampliadas. Sí recordemos que el festival fue abierto por el guitarrista folk Richie Havens, que se las vio negras porque después de tres horas sobre el escenario ya no sabía qué tocar porque las otras bandas no llegaban por el intenso tráfico. Luego vinieron el grupo psicodélico Sweetwater, Bert Sommer, Tim Hardin, Ravi Shankar (que apenas tocó tres canciones bajo una lluvia torrencial), Melanie Safka, Arlo Guthrie y la entonces embarazadísima Joan Baez (estaba de siete meses) para el cierre del primer día.

Quill, Country Joe McDonald, John Sebastian, la Keef Hartley Band, Santana (de lo mejor del festival), Incredible String Band, la Canned Heat, Mountain, Grateful Dead (su set debió ser cortado por una sobrecarga eléctrica que casi mata a uno de sus músicos), Credence Clearwater Revival, la impagable Janis Joplin, Sly and the Family Stone, más las dos largas intervenciones de The Who y de Jefferson Airplane, integraron en ese orden el set list del segundo día. El tercero, luego de un par de temas de The Grease Band, la larga presentación de Joe Cocker culminó con la originalísima versión de "Una ayudita de mis amigos" de los Beatles y fue seguida por otra tormenta que suspendió el evento por varias horas. Country Joe and the Fish, Ten Years After, The Band, el recientemente fallecido Johnny Winter, Blod, Sweat and Tears, Crosby, Still, Nash and Young, Paul Butterfield Blues Band y Sha-Na-Na, clausuraron la tercera jornada. La última, cuando casi todos los asistentes se habían retirado y los ayudantes limpiaban el terreno, tuvo un único intérprete: Jimi Hendrix con su "Gypsy Sun and Rainbows". Difícil encontrar un final más melancólico y genial para cualquier cosa.

A pesar del éxito del festival, agigantado con el paso del tiempo, cualquier mediano conocedor del rock, el pop, el blues y el folk de fines de los años 60, advierte que faltan nombres emblemáticos. En lo que atañe a los Beatles, se dice que Nixon no permitió el ingreso de John a los EE.UU. o que el propio Lennon también sugirió a The Plastic Ono Band y no fue aceptado, con lo cual los de Liverpool optaron por no presentarse. Otro que debería haber sido infaltable fue Bob Dylan, que para colmo vivía a metros del lugar del festival. La versión más valedera es que estaba harto de los hippies, razón por la cual se embarcó el mismo día que comenzó Woodstock. Otros que rechazaron participar por considerar el acontecimiento una repetición "de segunda clase del Festival de Monterrey" fueron The Doors, algo similar a lo realizado por Jeff Beck, que unos días antes disolvió su The Jeff Beck Group para no dar explicaciones.

Los Rolling Stones ni siquiera fueron invitados, ya que los organizadores entendieron que algunas de sus canciones no eran pacifistas. Por su lado, Led Zeppelin no tocó para "no ser una banda más en el cartel", de acuerdo a su manager Peter Grant. Procol Harum declinó la oferta porque la fecha coincidía con el cumpleaños del hijo del violero Robin Trower, mientras que Joni Mitchell iba a participar pero su representante le había conseguido previamente un reportaje televisivo. Por su desprecio por los hippies y la molestia que le causaba "la desnudez gratuita", Ian Anderson convenció a sus compañeros de Jethro Tull de ni acercarse al encuentro. Otros que no aceptaron fueron The Byrds, Chicago, Tommy James and The Shondells, The Moody Blues (estaban en cartel, pero les salió una oferta para tocar en Paris), Free, Spirit y varios más. Dejamos para el final a Frank Zappa. Cuando le preguntaron porque no había participado con The Mothers of Invention, se limitó a decir: "Nos invitaron, pero allí había demasiado barro y por eso no fuimos".

(Esta columna fue publicada en el diario La Razón y también podés leerla acá)



JIMI HENDRIX


THE WHO



CARLOS SANTANA

JOE COCKER

JANIS JOPLIN