29 de agosto de 2014

La verdadera historia de la foto más famosa de Vietnam


Por Humberto Acciarressi

El de 1968 fue un año clave en la Guerra de Vietnam. El 1° de febrero, cuando se cumplía el segundo día de lo que la historia recuerda como "La ofensiva del Tet", el ejército de Vietnam del Norte y los guerrilleros del vietcong incrementaban sus ataques a Vietnam del Sur. El conflicto comenzaba a mostrar muy crudamente lo que implica la violencia desatada. En una de esas acciones, los norvietnamitas maniataron y mataron a 34 personas (incluyendo mujeres y chicos) y los tiraron en una fosa. Alli, junto a la misma, fue encontrado observando uno de los cabecillas de la operación: Nguyen Van Lem, conocido (según narró su propia esposa más tarde) como Capitán Lop. Tomado prisionero, fue llevado en presencia del general vietnamita Nguyen Ngoc Loan. Lo que sigue quedó registrado en un documental tomado por un camarógrafo y una imagen captada por el fotógrafo Eddie Adams, de Associated Press.

La seguidillas de hechos (tanto fílmicos como fotográficos) muestran la secuencia, que culmina con una de las imágenes más famosas de las guerras del siglo XX: Loan disparando su pistola a la cabeza del líder del vietcong. Una de las cosas más impresionantes de la imagen -al margen del tiro- es la indiferencia que se observa en torno de la ejecución. Hay otras tomas posteriores, con Lem ya muerto en el piso, pero la más célebre comenzó a dar la vuelta al mundo y, especialmente en Estados Unidos, incrementó hasta los límites la lucha antibélica de los jóvenes. La vida -y la muerte- continuaron haciendo su faena. Adams siguió sacando fotos y el general vietnamita fue herido en un combate en Saigón y dado de baja. Al fin de la guerra se exilió a los Estados Unidos, instaló una pizzería en Virginia, fue entrevistado por Oriana Falacci y murió de cáncer en 1998.

Por otro lado, los más famosos trabajos de Eddie Adams los realizó cubriendo las guerras de Corea y Vietnam, pero cuando no pudo seguir con esa labor, se dedicó a tomar imágenes de celebridades como Louis Armstrong, Clint Eastwood, Cassius Clay, la Madre Teresa, etc, aunque entre los más de 500 premios obtenidos por sus fotografías, el más célebre fue el Pulitzer que obtuvo por la famosa instantánea de la ejecución del guerrillero del Vietcong. Adams, uno de los tres protagonistas de esta historia, falleció en septiembre de 2004, como consecuencia de una enfermedad que en estos días está teniendo mucha prensa: ELA ( Esclerosis lateral amiotrófica). Lo que casi todos ignoran es que el fotorreportero se pasó la vida justificando al general survietnamita.

Adams nunca estuvo de acuerdo en la interpretación que se le había dado a su foto. "El general mató a un vietcong con su pistola. Yo maté al general con mi cámara fotográfica. La gente se las cree, pero las fotos mienten, incluso sin ser manipuladas. Sólo son medias verdades. Lo que la fotografía no preguntaba era ¿qué hubieras hecho tú de haber sido el general en aquel momento?", manifestó en una oportunidad. Y agregó del militar ejecutor: "Ese tipo es un héroe". Adams, siempre que pudo, le pidió perdón a Loan. A la muerte de éste, envió flores a su familia y una nota: "Pido disculpas por esa foto. Mis ojos están llenos de lágrimas". Una historia curiosa si las hay.

(Esta columna fue publicada en el diario La Razón y también podés leerla acá)











Hello Kitty no es una gata... ¡¡¡ es una nena !!!


Cuarenta años después de la creación de Hello Kitty (fue diseñada por Yuko Shimizu y el primer producto, un monedero de vinilo, se lanzó en Japón en 1974 y en los Estados Unidos en 1976), una antropóloga reveló que la compañía fabricante de juguetes Sanrio le expresó que no es una gata. Christine Yano, que escribió una obra llamada "La globalización rosa: el viaje de Hello Kitty a través del Pacífico", preparaba su discurso para el próximo festival Kitty, que se realizará en octubre, cuando recibió un llamado de atención. En el texto describió al popular personaje de ficción japonés como una gata. "Me corrigieron", confesó la especialista en declaraciones al diario "Los Angeles Times".

"La gente de Sanrio me corrigió con mucha firmeza. Hello Kitty no es una gata. Es un personaje de dibujos animados. Y es una nena, una amiga, pero no un gato. Nunca se paró en cuatro patas, se sienta, camina como una persona, con dos piernas. Y hasta tiene un gato mascota propio, llamado Charmmy Kitty", reveló la intelectual. Pero la cosa no termina allí. Según explica Sanrio en su web, Kitty -cuyo nombre "real" es Kitty White- es británica, de escorpio y le encanta el pastel de manzana. Además tiene una hermana gemela, Mimmy, y vive a las afueras de Londres ¡Plop!

Para el 2018 se viene el avión "transparente"


Un equipo de investigadores británicos desarrolló un proyecto que promete revolucionar el sector de la aviación comercial: un avión “transparente”. Con la implementación de nueva tecnología, crearán aeronaves que están equipadas con pantallas que proyectarán imágenes del cielo tomadas por el propio avión. Durante el vuelo, el pasajero tendrá la sensación de paredes invisibles y sin ventanas. El proyecto comenzaría a probarse en vuelos no comerciales y se especula con que este mecanismo sea introducido recién en 2018. Una de las empresas que ya está trabajando en la innovación es estadounidense y planea incluirla en su modelo Spike S-512 Supersonic Jet.


El médico dijo: una copita de vino por día


Claudia Cardinale: sin palabras


28 de agosto de 2014

Oído en un cementerio


"Desde la degradación y la carroña
te saludo
hijo de Dios que pasas creyendo que te alejas"

Jorge Calvetti
(de "Memoria terrestre")

Portfolio de Danilo Martinis


Danilo Martinis es un artista milanés que trabaja una pintura aparentemente simple, pero el color uniforme, la perfecta conjunción geométrica y la visión estructural de la figura humana, hacen de sus cuadros un asombroso espectáculo visual.










Sin pelos en la lengua


¿Tanto te costaba comprarte un serrucho?


No me digas nada: ya sé qué regalarte


Me parece que le erramos al puerto


Hemingway, la vida como una novela


Por Humberto Acciarressi

Ernest Hemingway, cuando su nombre ya tenía resonancias míticas en el mundo de las letras y del periodismo, tuvo la necesidad de afirmar: "Me tomé la vida trago a trago, como si se tratara de un daiquiri de cuatro hectolitros". Ninguna metáfora más acertada para definir el itinerario de este bebebor, que además de dejar algunos de los libros más evocables de la literatura norteamericana - "El viejo y el mar", "Tener o no tener", "Por quien doblan las campanas", "Adiós a las armas", etc- fue combatiente en cuatro guerras, cazador, boxeador, torero, pescador y entusiasta de las mujeres. Actividad extraordinaria que alimentó, al uso de las mejor escuela norteamericana, el conjunto de su obra.

Siendo un chico, Ernest odiaba la escuela, no leía ni por casualidad, y su fama precoz radicaba en sus puños y en sus condiciones de jugador de fútbol. Cuando se aburrió de la disciplina se entusiasmó con la guerra, sirvió en el frente italiano y se convirtió en corresponsal del periódico canadiense Toronto Star. Aunque por entonces ya leía a Flaubert, Tolstoi, Dostoievski y naturalmente a su amado James Joyce, Hemingway todavía necesitaba dar explicaciones: "También los que no somos pálidos ni enclenques podemos usar la cabeza". Más allá de la típica bravuconada, lo que decía era cierto. Y gracias a eso obtuvo el Premio Nobel de Literatura, aunque no viajó a Estocolmo para recibirlo.

Con su uso magistral de los diálogos, las frases cortas -dialéctica de su labor periodística y sus quehaceres de escritor-y la contundencia de sus relatos, Hemingway se ganó un lugar de privilegio en las filas de la "generación perdida" que integró, entre otros, con su amigo Francis Scott Fitzgerald. También, naturalmente, estuvo en París, donde caminó del brazo de Ezra Pound y de Joyce. La bohemia de la Francia de aquellos años fue la partera de muchos capítulos de su obra, y marcó un paréntesis en esa vida aventurera que le dejó varias cicatrices, borracheras a granel, y un tendal de cuatro esposas y un sinnúmero de amantes. Las mujeres importantes en su vida -con las que se casó- fueron Hadley Richardson, con la que tuvo un hijo; Pauline Pfeiffer, con quien tuvo dos y de quien se separó no menos de 17 veces; Martha Gelhorn, una novelista cuya obra sepultó el tiempo; y Mary Welsh, la amada que lo acompañó hasta la madrugada trágica del 2 de julio de 1961, cuando el escritor se voló los sesos con su escopeta.

Mientras consumía su vida en un torbellino de pasiones, su obra adquiría contornos épicos. A pesar de eso, Hemingway nunca estuvo conforme con su literatura, y en eso no se equivocaba Borges cuando dijo que el norteamericano se mató porque creía que no sabía escribir. Sus héroes tormentosos, sin embargo, se fueron ganando un lugar en el imaginario colectivo, a veces gracias al empuje del cine. En tanto, él se levantaba bien temprano, se servía un vaso de whisky, y se pasaba horas parado -casi nunca sentado- frente a su vieja Corona portátil. Costumbre que incrementó durante su estancia en Finca Vigía, Cuba, donde convivió con 52 gatos, 16 perros, 100 palomas y dos vacas. Su obsesión literaria con la tragedia hizo que no pocos vaticinaran su fin. El respondía: "El alma y el estómago libran batallas. En las del alma triunfa la oscuridad. En las del estómago, el bourbón convenientemente mezclado con soda fría". De cualquier forma, de todos los combates que libró, el más misterioso y definitivo fue el que emprendió en un alejado pueblo de la frontera norteamericana-canadiense, cuando la desesperación le ganó a sus ganas de vivir.

(Esta columna fue publicada en el diario La Razón y también podés leerla acá)




Homero Simpson y el Ice Bucket Challenge


El ya famoso "Ice Bucket Challenge" ya llegó a la familia Simpson: la cadena Fox colgó en su portal un video de Homero Simpson tirándose un pequeño vaso de agua en la cabeza. "Qué frío, brrrrrr!", se queja el padre de la familia animada. Pero el desafío no termina ahí: de repente le caen grandes chorros de agua helada seguidos de pingüinos, Papás Noel, incluso un oso polar y varios animales, así como un camión entero de helados que le lanza su hijo Bart desde un helicóptero. Antes de terminar aplastado por una serie de elementos conmgelados, Homero nomina al magnate Donald Trump, de 68 años. La campaña "Ice Bucket Challenge" tiene como objetivo llamar la atención sobre la esclerosis lateral amiotrófica (ELA).





La Argentina entre los países que no censuran internet


La Argentina figura a la cabeza entre las naciones que no realizan censura en internet, según los resultados de un relevamiento. Nuestro país forma parte de un grupo de 16 países que no obstaculizan el tráfico de datos en la red, según el trabajo publicado por IVPN -una empresa que ofrece una plataforma para navegar online de forma segura y anónima-, un relevamiento en más de 60 países en todo el mundo, para el que utilizó datos de 2013. En América hay otras dos naciones que no censuran el acceso a internet, los Estados Unidos y Guyana Francesa, mientras que las restantes imponen algún nivel de censura en la entrada a la red, según la investigación.

En Europa los países que no obstaculizan el ingreso son Alemania, Francia, Inglaterra, Italia, Ucrania, Eslovaquia, Estonia, Georgia y Armenia. En el caso del África, sólo dos países tienen acceso irrestricto: Sudáfrica y Kenia, mientras que en el caso de Asia y Oceanía, las naciones que no presentan limitaciones para el ingreso son Japón, Filipinas y Australia. El informe señala que la censura se medía de acuerdo a tres grandes factores: los límites aplicados sobre el contenido online, los obstáculos para acceder a la Red y las violaciones a los derechos de los usuarios. Según esas medidas se catalogan los países bajo tres etiquetas: libre, parcialmente libre y sin libertad.

"La libertad online es un tema caliente y uno de los asuntos políticos más importantes de nuestros días. Desde su concepción, el Internet ha revolucionado las comunicaciones, promoviendo siempre la libertad de discurso en todo el Globo. Sin embargo, algunos gobiernos ven el internet como un peligro y algo incendiario. Buscan regular la Red, evitando que los ciudadanos se comuniquen y colaboren", explican desde IVPN. China está a la cabeza de la censura pero no es el único país. En la lista también figuran Irán, Pakistán, Vietnam, Siria, Arabia Saudí, Etiopía y Sudán como las naciones más censuradoras. En menor medida pero con restricciones están Venezuela, Rusia, Ecuador, México, Indonesia, Libia, Marruecos o Turquía.

27 de agosto de 2014

Lluvias en Buenos Aires


"Muchas lluvias caen al año en Buenos Aires, pero como casi ninguna figura en el pronóstico meteorológico, no mojan"

Macedonio Fernández