8 de abril de 2018

Errar es inventar un nuevo juego


(...) errar es inventar un nuevo juego. Y jugar es inventar reglas a partir de un error, de un desvío en relación con la realidad. Al juego lo podrás llamar realidad fallida. Pero a la realidad también la podrás llamar juego falllido. A la catástrofe que te alcanza de un modo privado la podrás insultar: he aquí un error; o la podrás elogiar: he aquí un error. Porque los efectos de un error dependen del modo como lo agarras: no lo debes acunar como se hace con los bebés, ni abofetear como se hace en una lucha. Tal vez la mezcla de entre estas dos maneras de las manos funcione: ejercer una violencia cuidadosa sobre el error (...)"

Gonçalo M. Tavares
(fragmento de "Museo")