29 de diciembre de 2016

La materia sutil de un poema concluido


" (...) La primavera reía sobre las tumbas, cantaba en el buche de los pájaros, ardía en los retoños vegetales, proclamaba entre cruces y epitafios su jubilosa incredulidad acerca de la muerte. Y no había lágrimas en nuestros ojos ni pesadumbre alguna en nuestros corazones; porque dentro de aquel ataúd sencillo (cuatro tablitas frágiles) nos parecía llevar no la pesada carne de un hombre muerto, sino la materia sutil de un poema concluido (...)"

Leopoldo Marechal
(Fragmento de "Adán Buenosayres")