30 de abril de 2016

Un monje muerto fue recubierto con oro


El monje chino Fu Hou murió a los 94 años, después de pasar gran parte de su vida en el templo Chongfu en una colina de la ciudad de Quanzhou. Su cuerpo acaba de ser lavado con alcohol y cubierto con capas de gasa, laca y hojas de oro. También fue vestido y se mandó pedir una vitrina de vidrio para la estatua que será protegida con un dispositivo antirrobo. La creencia budista es que solo el cuerpo de un monje realmente virtuoso permanece intacto después de ser momificado.