16 de abril de 2016

El kirchnerismo, Ninci, Pichot y Susana Bertone

ATAQUE DEL FASCISMO KIRCHNERISTA A LA PERIODISTA MERCEDES NINCI, JUSTIFICADO POR UN IGNOTO JEFE DE "LA CAMPORA", POR LOS PERIODISTAS LUIS NOVARESIO Y MARCELA TAURO (DOS TARADOS), Y POR LA INCULTA Y PSEUDO FEMINISTA MALENA PICHOT.
Por Humberto Acciarressi

Mientras vivieron a costillas del estado nacional hasta que su derrota en las urnas los mandó de cabeza al incierto rincón en donde se añejan las sectas (el acto en Comodoro Py, de procesados apoyando a una ex presidente con un nutrido fixture por los Tribunales, contribuyó más de lo que se supone a eso), el kirchnerismo -esa lamentable copia del fascismo chavista- no hizo otra cosa que atacar a la prensa opositora. La estigmatizó hasta en cadenas nacionales a periodistas, alimentó con pautas multimillonarias a propagandistas adictos y medios con menos rating que la señal de ajuste, o enriqueció a empresarios amigos que ni bien se quedaron sin los favores de la jefa cerraron diarios, radios, canales y dejaron en la calle a centenares de trabajadores, lo mismo que hacen en este mismo momento los gobernadores kirchneristas Alicia Kirchner (Santa Cruz) y Susana Bertone (Tierra del Fuego), esta última con una violencia inconcebible. Y ya que estamos añadimos que la misma fascistoide que tiene su provincia parada, despide gente a mansalva y ya anunció que "hasta acá llegamos, se nos acabó la paciencia", fue la única mandataria provincial en "el aguante" a CFK en Comodoro Py. En mi barrio ese gesto tendría una sola forma de calificarlo: "Parece joda".

Pero en verdad lo de la gobernadora Bertone - cuyo ajuste junto al de su par Alicia Kirchner son los más tremendos en las provincias argentinas- está en la línea del verso que algunos todavía denominan "relato K". En la misma línea, por ejemplo, que el ataque de extrema violencia que los "fasci di combattimento" de La Cámpora ( a quienes inexplicablemente el gobierno nacional les cedió la custodia del "acto partidario" en los Tribunales) le propinaron a Mercedes Ninci, lo mismo que a decenas de otros periodistas de medios nacionales e internacionales. Eso era esperable, especialmente luego de los anuncios por redes sociales y hasta televisivos de encumbrados cristinistas, varios de ellos procesados. Incluso lo es que un ignoto jefe de esa agrupación, Lucas Llardo, de Mendoza, pareja de una senadora K, haya justificado la agresión a Ninci. De hecho uno de los líderes nacionales de los camporistas está denunciado por violencia de género. Tampoco hay que olvidar que la ex presidente Cristina Fernández jamás se interesó por los derechos de las mujeres (es conocida su posición frente al aborto), salvo pour la galerie.

Lo que sí llama la atención es lo de Malena Pichot. No por su inteligencia o cultura, que resulta obvio que a esta aristócrata devenida kirchnerista le faltan. Quiero decir que es más llamativo por su "pose" de feminista. No así por sus procederes, como por ejemplo justificar que sus ex compañeros de Duro de Domar la hayan tratado como a una tarada, o que su ex jefe, el empresario K Diego Gvirtz, le haya pegado el raje cuando ya no le servía más, y haya instruido a Tognetti y cía que la "destruyeran". Esta chica que hasta le terminó dando la razón a su crítico Eduardo Feinmann en un reportaje famoso, acaba de twittear -con lo que se comió un garrón en las redes sociales pocas veces visto- que el ataque a la periodista Mercedes Ninci no fue tal. "No la empujaron por ser mujer", escribió. Y añadió que "no toda agresión a una mujer es violencia de género". Che, Malena, dejá de mentir, asumí de una vez lo que sos y decí con todas las letras que si Ninci no fue agredida por ser mujer lo fue por ser periodista. Con cualquiera de ambas cosas es obvio que tu primo, Agustín Pichot, alguna vez te golpeó muy fuerte en la cabeza con la pelota de rugby y no te recuperaste.

(Esta columna fue publicada en el diario La Razón y también podés leerla acá)

UNO DE LOS TWEETS DE ESTA BOBA QUE VIVIO A COSTA DEL ESTADO KIRCHNERISTA