28 de febrero de 2016

No cesa el delirio de la droga que te transforma en caníbal


Por Humberto Acciarressi

A esta altura de los acontecimientos, ya no es novedad que la gente tiene una adictiva e innata vocación de creer cualquier cosa que tenga mediana publicidad. En la era de las redes sociales, este fenómeno se ha incrementado a límites de pesadilla si se observa el asunto desde su lado más negativo, y a las fronteras últimas del humor si se lo mira con risueño sarcasmo. Ahora muchos, como si no existieran cosas realmente importantes en el mundo para prender velas y rezar, andan preocupados porque un londinense contó que llegó a las calles de la capital inglesa la Blue Star, una droga que se hizo famosa en el 2012 en Florida, Estados Unidos, cuando un tipo mató a otro y le comió el rostro luego de haberla consumido. Por su aspecto se la llamaba "Sales de baño", pero ahora su denominación ha sido popularmente modificada.

Efectivamente, tras las declaraciones de un adicto a todo lo que provoca adicción al Mirror londinense, el pánico ganó las calles. Este sujeto señaló, palabras más, palabras menos, que la droga "se está haciendo popular en Londres", y que alguien a quien conoce sufrió una muy mala reacción. Y ennumeró temblores, hinchazones, alucinaciones, agrandamiento de las venas del cuerpo y otros asuntos frente a los cuales los mencionados son globos de un cumpleaños de quince. Vaya a saber en qué momento de la escalada del rumor, alguien recordó el caso de Florida, ató cabos y "determinó" (¿?) que esa falopa convierte a la gente en canibal. De allí a la mediatización del pánico no pasó mucho tiempo.

En medio del caos generado en la colonia de hámsters que se mimetizan con el ser humano, alguien recordó que el criminal de Estados Unidos se llamaba Ruby Eugene, había actuado bajo el efecto de una sustancia derivada de la cocaína, se ganaba la vida como dealer de merca en las escuelas, había estado preso por violento, su esposa declaró que "no tenía problemas mentales pero siempre creyó que todos estaban contra él" (¿¿¿...???), y que cuando atacó y comió el rostro de su víctima lo hizo desnudo por el calor provocado en su cuerpo por la droga consumida. Esto bastó para que la droga "Sales de baño" se transforme ahora en la "Droga caníbal" o "Droga zombie", dado que se dice que suprime el dolor. Algunos científicos han dado una explicación tanto o más vaga que la del mito urbano, sospecho que porque no saben decir "no sé" ante las preguntas de los periodistas ingleses. Uno de ellos -el más osado- indicó que los efectos podrían indicar presencia de mefedrona, o anfetaminas, mezcladas con sustancias que potencian sus efectos. Es decir, nada por nada, igual nada.

(Esta columna fue publicada en el diario La Razón y también podés leerla acá)