9 de enero de 2016

La nueva foto de Billy The Kid y un indulto que nunca llega

FERROTIPO QUE, HASTA HACE POCO, MOSTRABA LA UNICA IMAGEN DE BILLY THE KID
Por Humberto Acciarressi

Hasta hace unas semanas, sólo se conocía una foto del legendario delincuente estadounidense William H. Bonney, convertido en leyenda como Billy The Kid. Aquella imagen única, un ferrotipo, se supone que fue tomada en 1879 o 1880 en Fort Summer, Nuevo México, y allí se observa al bandido mirando la cámara, con ropa raída, un sombrero similar al de Marcel Marceau, un chaleco y un pañuelo de cuello sucios, y un rifle Winchester apoyado en el piso (en algunas copias, tomadas en espejo del negativo, el arma está en la mano izquierda). La historia dice que una vez retratado por un ignoto fotógrafo, Billy le regaló la foto a su amigo Dan Dendrick, cuya familia la guardó durante generaciones. Lo más seguro es que los integrantes de esa familia ignoraran que el joven de la foto era el autor de 21 crímenes, aunque hay quienes llevan la cifra a 27.

Ese ferrotipo que hace menos de un lustro fue subastado por 2,3 millones de dólares (la pieza más cara perteneciente a lo que se conoce como el Lejano Oeste), desde no hace mucho cuenta con un serio competidor en materia fotográfica. Se trata de una foto comprada por un matrimonio en un negocio de antigüedades de Fresno, California, por apenas dos dólares, que los expertos ya han tasado en cinco millones. En ella se lo observa a Billy un poco más atildado que en la otra, y hasta más hogareño. En principio no tiene el rifle, sino un palo de croquet, y no se encuentra solo, sino acompañado de familiares y amigos. Se especula que la misma data de 1878, dos años antes que el ferrotipo y tres previos a su muerte a manos del también célebre comisario Pat Garrett. Esta imagen colectiva habría sido capturada también en Nuevo México, y junto al bandido se ven miembros de los llamados Reguladores, civiles armados a quienes acompañó durante la Guerra del Condado de Lincoln.

Dos veces estuvo preso Billy The Kid (una de ellas condenado a muerte) y dos veces logró escapar a los tiros. Ya en vida era una leyenda y cuando Pat Garrett lo encontró para darle muerte en Fort Summer (escenario de la primera de las fotos), el delincuente apenas tenía 21 años. Por supuesto, luego de su muerte, se tejieron decenas de historias. Entre ellas -no podía faltar- que el muerto era otro. Tampoco huelgan los libros, los documentales, y naturalmente la película "Pat Garrett and Billy the Kid" de Sam Peckinpah, con James Coburn y Kris Kristofferson, que incluye la actuación y la banda sonora de Bob Dylan, y en ella la tantas veces versionada "Golpeando a las puertas del cielo". Por último un dato curioso. Hace pocos años, el gobernador de Nuevo México, Bill Richardson, se negó a indultar a Billy The Kid (1859-1881). Sus admiradores le encargaron a la abogada Randi McGinn los tramites del asunto. La letrada presentó la solicitud formal de indulto el 14 de diciembre de 2010, que fue rechazada. Esto no impide que la ciudad tenga un tour denominado "Billy The Kid territory" y reciba grandes beneficios por eso.

(Esta columna fue publicada en el diario La Razón y también podés leerla acá)

NUEVA FOTO COMPRADA POR DOS DOLARES
AMPLIACION: A LA IZQUIERDA BILLY THE KID