17 de diciembre de 2015

La "Juana Azurduy" de la ex presidente es una porquería


Una viga rompió desde adentro la escultura de Juana Azurduy, el capricho de la ex presidente Cristina Fernández. Apenas cinco meses después de su emplazamiento en las adyacencias de la Casa de Gobierno, la superficie se encuentra en un estado de lamentable deterioro. El mismo revela fallas estructurales y en el tratamiento de la superficie que hacen peligrar la supervivencia de la pieza. Una de las vigas que sostienen la figura central provocó la rotura de dos de las placas de bronce que dejan al descubierto, como grandes agujeros, el interior del monumento. A esto hay que añadirle una falla en la pátina que recubre la escultura, a la vez que la diferencia de metal en las soldaduras hicieron aparecer manchas oscuras que muestran las uniones y denotan la baja calidad de las fundiciones. El sueño de la viuda de Kirchner fue, en realidad, una de las tantas porquerías de su gobierno. Realmente se trató de un insulto a la memoria de la revolucionaria americana.