4 de diciembre de 2015

Di Muro y los Tremendos, con un disco muy esperado


Por Humberto Acciarressi

El viernes a las 23.30 en Circe (Córdoba 4335), "Di Muro y los Tremendos" presentará el primer disco desde su formación en 2013, titulado "Pienso y espero". en el que el septeto cuyos integrantes provienen del rock y del jazz, interpretan diez canciones de las cuales nueve han sido compuestas por Gonzalo López Di Muro (la restante, "Mandolín" le pertenece a Gustavo Pena). Este guitarrista, cantante, arreglador y compositor, es el frontman de la banda, que además integran Ale López en batería, Pablo Tesare en bajo, Julián Di Muro en trompeta y coros, Leo Paganini en saxo tenor y clarinete, Andrés Ollari en trombòn y Leonel Duck en piano. En el CD intervinieron, además, Lucio Mantel, Luli Pizarro y Fabián Miodownik. Anteriormente, Gonzalo Di Muro había editado una placa con su nombre y una formación de trío. Por esa cuestión arrancamos la charla

Tenés un disco anterior en trío e instrumental. Frente a esto, ¿qué ventajas encontrás en componer canciones con letra y qué demandas te trajo aparejada la experiencia?

La mayor ventaja que te brindan este tipo de canciones es que además de conmover, emocionar o inquietar a través de la música, también pueden hacerlo por el camino de la letra. Es decir que de esta manera se suma otra variable a la experiencia, a lo que hay que añadirle que aparece la idea de portar un mensaje. Ojo, que aunque puede tenerlo o no, siempre se está “diciendo” algo cuando aparece la palabra. Es una muy interesante experimentación.

¿Cómo fue el proceso individual hasta llegar al lugar de "cantautor"?

Primero déjame decirte que cuando uno canta sus propias canciones, se encuentra más exigido. O eso es lo que me sucedió a mí. Fundamentalmente por el compromiso de ponerle la voz y el cuerpo a eso que escribimos. En lo personal, el proceso para llegar a componer mis propios temas comenzó de manera muy gradual y llegué más de grande. Primero empecé focalizado en la música instrumental y la guitarra, y de a poco, con el anhelo de poder componer la música con la que crecí (mayoritariamente Beatles y algo de jazz) fui atando cabos. El último empujón fue asistir al taller de composición de Lucio Mantel, donde junto con un gran grupo humano comencé a abordar el asunto de manera metódica, disciplinada y consciente.

¿Cómo definirías la música de "Di Muro y los Tremendos" en el contexto de la música actual de Buenos Aires? Y en todo caso, ¿a qué referentes acudís?

Nuestra música, claramente, tiene componentes de canción rioplatense, pero mucho de jazz, free, rock y pop. Sin embargo preferimos englobarla bajo el rótulo de canción. Tiene conexión con muchas de las cosas que pasan en Buenos Aires. Como sabés, nosotros empezamos tocando en reductos de jazz (debutamos en la jam de Ladran Sancho, por ejemplo), pero compartimos escenario con algunos colegas que transitan la senda de escribir canciones propias que reflejen la individualidad y búsqueda del propio autor. Encuentro referentes en la obra que vienen construyendo Ezequiel Borra, Martín Buscaglia, Lucio Mantel, Chau Coco y Los Nietos de Borges, entre otros.

Es interesante observar la cantidad de músicos que están apareciendo en nuestra ciudad, y especialmente la constancia del fenómeno. Algo similar a lo que ocurre en casi todos los géneros artísticos.

Eso es verdad. Creo que en Buenos Aires se siente un recambio generacional que es tremendo en todas las disciplinas. En lo musical, luego del paso del huracán de Charly García, Spinetta, Páez, Cerati y Calamaro, entre otros, los nuevos autores están pidiendo pista. E históricamente esta ciudad ha dado de lo mejor en materia de música, y eso es reconocido en el mundo entero.

¿Qué planes y expectativas tenés para después de la presentación del viernes? De hecho tiene toda la pinta de un punto de partida a todo trapo.

Ja. Es cierto. Hay una cosa que ya arreglamos, pero tiene que ver con lo estrictamente personal. Después de la presentación en Circe vamos a tener un festejo privado del grupo, ya que este año pudo cumplir todos los objetivos que se planteó. Por ejemplo sacar el primer disco, "Pienso y espero", hacer varios videos, la página de internet, y, como vos decís, hacer una presentación a todo trapo. Luego llegará el momento de planear el 2016, con la expectativa de filmar un concierto en vivo y llevar "Pienso y espero" a las provincias de la Argentina. Pero como no hay que dormirse, poco a poco también va apareciendo material para un futuro disco. El compositor nunca se detiene.

(Esta columna fue publicada en el diario La Razón y también podés leerla acá)