28 de noviembre de 2015

Sonora Marta la Reina y un gran viaje por la cumbia


Por Humberto Acciarressi

Este sábado, a las 24, el grupo Sonora Marta La Reina presentará su nuevo disco “El Viaje de la Cumbia” en la Sala Buenos Aires (Díaz Vélez 4820). Es un momento muy esperado por quienes la integran y por los muchos seguidores que tiene esta orquesta que interpreta cumbia, vallenatos, porros y merengues, con arreglos personales. Hay que añadir que su sonoridad está en la vereda de la orquesta de Benny More y Lucho Bermúdez, con un repertorio compuesto por músicas folclóricas colombianas y temas de su propia cosecha. En este sentido, el nuevo CD es un avance en el marco de la cumbia porteña, ya que está integrado casi en su totalidad por canciones y arreglos propios que no desentonan con las obras clásicas de las grandes orquestas de "antes", aun cuando los arreglos son más sofisticados y complejos.

Hay que acotar que la orquesta está integrada por músicos de gran trayectoria en bandas como Los Pericos, Illya Kuryaki and the Valderramas, Los Cafres, Dancing Mood y Los Nocheros. Por ejemplo Juan Pablo de Mendonca (voz y acordeón), Juan Canosa (trombón, bombardino y arreglos), Mauro “El Vasco” Echeverría (trombón), Miguel Ángel Hornes (trompeta), Daniel “Semilla” Juárez (trompeta), Francisco Huici (saxo barítono), Leo Paganini (saxo tenor), Martin Rur (saxo alto y clarinete), Uriel Fernández (clarinete), Javier de Mendonca (contrabajo), David Fernández (percusión), Jorge Vardé (percusión). A raíz de la presentación del sábado charlamos con Juan Pablo de Mendonca

¿Cómo definirían el estilo de la orquesta?, ¿por qué decidieron juntarse a hacer este género?

La Sonora es una orquesta tropical con todas las letras, la formación es bastante original pero está basada en las clásicas orquestas de los 50 y 60´s. Decidimos juntarnos y armarla sobre todo porque somos amigos de años y siempre fue nuestro sueño escuchar alguna de estas orquesta en vivo. Y como no hay más, la tuvimos que hacer nosotros (ríe). La cumbia en nuestras vidas estuvo siempre. Desde muy chicos todos tocamos en diferentes bandas de cumbia. Creemos que si bien la cumbia nació en Colombia ha hecho un viaje increíble por toda América y a nosotros nos llega mucho más desde aquí, de México y Perú que desde Colombia. No olvidemos que los Wawancó ya tocaban cumbia argentina en 1958 y Chico Novarro tuvo una super orquesta de cumbia en los 60. Mucho antes que el rock ya se tocaba cumbia en la Argentina.

¿Cómo fue el proceso de grabación del disco y que particularidades tiene?

Fue algo increíble, decidimos lanzarnos al vacío y grabar como lo hacían las grandes orquestas de antes, todos en vivo en un mismo cuarto. Y tiene que salir todo perfecto, no hay posibilidad de corregir nada, eso te da un sonido grande y espacioso y sobre todo muy cálido y vivo. Tuvimos la suerte de grabar en los míticos estudios ION, lo que también aportó mucha mística al disco.

Desde hace un tiempo, la cumbia viene ganando prestigio en ámbitos donde no lo tenía antes, ¿por qué piensan que esto es así?

Supongo que lentamente, muy lentamente, nos vamos haciendo cargo todos que la cumbia es también nuestro folclore, que es una parte inseparable de todas nuestras fiestas y celebraciones. Y esto trae aparejado un mayor interés y una asimilación que va haciéndose inevitable. La cumbia es nuestra, amigos, y es de todos, de toda América.

¿Con qué se va a encontrar el público que vaya a escuchar por primera vez "El Viaje de la Cumbia"?

Se van a encontrar con una orquesta grande, con ocho vientos, tres percusiones, contrabajo, acordeón, dos cantantes que generan un sonido muy potente al mismo tiempo que armonioso, donde se invita a bailar al mismo tiempo que disfrutar de la sonoridad tan particular tienen las " Sonoras". Le hemos dedicado mucho esfuerzo también a los arreglos y composiciones propias (originales), y vamos a interpretar algunos temas clásicos donde transcribimos los arreglos originales y una mayoría de temas nuestros que componen " El Viaje de la Cumbia".

(Esta columna fue publicada en el diario La Razón y también podés leerla acá)