14 de noviembre de 2015

José Pablo Feinmann: la rabia del apologista culposo

EL PIANTAVOTOS KIRCHNERISTA, JOSE PABLO FEINMANN, ATACO A LA GOBERNADORA ELECTA
Por Humberto Acciarressi

Primero lo primero. Mucha gente -en ocasiones confundida por el diccionario, en otras por una vocación innata hacia la estupidez- suele confundir la filosofía con las perogrulladas de Paulo Coelho. También denomina filósofo a aquel que ha estudiado la disciplina, la divulga o simplemente habla burradas en el bar de la esquina. Hay que aclarar: no, ninguno de ellos es filósofo. Este es otra cosa. Es aquel que formula un sistema de ideas que crea paradigmas -a veces tardíamente- en base a argumentos lógicos y dialécticos. Dicho de otra forma, dar clases de filosofía o tener un programa en Canal Encuentro no convierten a nadie en filósofo. Y más aún, el siglo XX no ha tenido más de una veintena de filósofos, muchos de los cuales han reflexionado sobre el mismo tema desde distintos ángulos (ejemplo, los existencialistas y sus vertientes, o el criticismo de la Escuela de Francfort).

Aclarado este asunto, pasemos al divulgador José Pablo Feinmann, el kirchnerista culposo que se enoja cuando lo tratan de vocero K y al que sus propios socios en la adoración del modelo han calificado de la peor forma para él ( Horacio González lo trató de "neoliberal" y María Pía López de "maleante ideológico"). Asimismo, Feinmann ha manifestado su rencor hacia Beatriz Sarlo porque ésta no le otorgó un espaldarazo a sus libros a comienzos de los años 80. Pero a veces es necesario tener memoria, en especial con estos sujetos que se camaleonizan cuando llega la oportunidad. Recuerdo cuando en abril del 2008 la presidente Cristina Kirchner atacó al maestro de caricaturistas Hermenegildo Sábat -el que irritaba a los genocidas- porque la había dibujado con un parche en la boca. Cuatro años más tarde, el "Goya" rioplatense dibujó a la mandataria con un ojo morado. Y el pseudo filósofo Feinmann se atrevió a decirle al Menchi: "Usted es un ignorante (...) no sabe un pito de la defensa de género, de la defensa de la mujer".

Para colmo, este admirador de Heidegger advertía sobre el artista: "Ya nos vamos a ocupar de él". Y avanzando en su papel de comisario político, en otra ocasión decía del dibujante: "Que piense lo que quiera, pero que no lo dibuje". Un desubicado en toda la línea. Pero el divulgador del canal Encuentro, cuando descalificaba a las mujeres argentinas porque en su criterio no eran lindas como Cristina con la frase "no es una vieja, no es fulera, no es un bagallo", demostraba que lo que le había dicho a Sábat sobre la defensa de género fue pour la galerie. En una nota anterior ya señalé que para ser un divulgador de filosofía con buscadas cercanías al poder, Feinmann vuela bajo. Y tan bajo lo hace, que cada tanto se estrella. Sólo era cuestión de esperar para la nueva caída. Y ésta -era inevitable- llegó.

Ahora se comparó con la presidente al indicar que por su inteligencia "se le dificulta el diálogo con las otras personas y la lleva a una conducción personalista”, y añadió: “A mí también me pasa, hablo con cada nabo que abre la boca". Es un poco críptico y no el sentido kantiano, pero digamos que parece un insulto, aunque no se sabe a quién. Pero este Brancatelli del cabotaje intelectual se fue de mambo cuando, sobre la gobernadora electa de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, largó su resentimiento con una inconcebible violencia de género y el entusiasmo de un camisa negra. Concretamente dijo: "Nos tenemos que reír porque de lo contrario no podemos tolerar que esta chica tan linda haya ganado la provincia de Buenos Aires. Esa chica puede terminar en la trata de blancas, su belleza la condena". Vidal, con la misma elegancia que derrotó a los Feinmann y a los Aníbal Fernández de la provincia, lo corrigió: "Las mujeres no son ni blancas ni de color, son personas", y añadió que "es un comentario machista". En fin. Una nueva lectura de Hegel, tal vez le permita al acomodaticio literato advertir las razones por las cuales su contradictorio kirchnerismo perdió por paliza la provincia de Buenos Aires.

(Esta columna fue publicada en el diario La Razón y también podés leerla acá)

LA FLAMANTE GOBERNADORA ELECTA, MARIA EUGENIA VIDAL, FUE VICTIMA DEL MACHISMO Y LA AGRESION DE GENERO  DEL PSEUDO FILOSOFO.

#Elecciones presidenciales 2015 #Elecciones Gobernador de Buenos Aires 2015