25 de agosto de 2015

Hace medio siglo, la invasión extraterrestre que no se produjo


Por Humberto Acciarressi

En 1965, hace medio siglo, un estudioso del fenómeno Ovni vaticinó una invasión extraterrestre. Es cierto que se producen miles que jamás se cumplen, sin contar apocalipsis de todo tipo. Pero vaya a saberse el por qué, pero la predicción del italiano Giuliano Ravelli ha quedado registrada en varios libros e ignorada en internet. Este tano versero, en aquel año, se encargó de "tranquilizar" a la raza humana enfatizando que los seres espaciales eran "lo que en la Tierra llamamos buena gente", de acuerdo a sus propias palabras. Un caradura. Pero lo cierto es que Ravelli informó que la invasión se produciría en 1967, en forma pacífica, y con una escuadrilla de 150 platos voladores. Para sus propósitos, los ET contaban con bases en la Luna y en Marte, con naves tan veloces como la luz, y, por si las moscas, con pistolas que disparaban un rayo que te convertía en cenizas.

Asimismo, conocedor como pocos de la psicología extraterrestre, el tano aseguraba que las armas no serían utilizadas si los humanos no se enfrentaban a la invasión Y añadía otro dato estremecedor: los visitantes ya tenían bases subterráneas instaladas en México. En la frontera entre el desatino y la demencia sin retorno posible, el peninsular manifestó que los extraterrestres se habían comunicado tres veces con Kennedy antes de su muerte (podrían haberle avisado que no viajara a Dallas, decimos nosotros), lo mismo que con Kruschev, a quienes felicitaron por sus anhelos de paz. Ignoramos si este hombre terminó en un hospicio, que bien se lo hubiera merecido.

Por otro lado, como para reafirmar las predicciones del italiano, el astrobiólogo Ahron Aray Amat también aseguró en 1965 que "los habitantes extraterrestres llegarán a la Tierra antes de que el hombre pise la superficie lunar". Contrariamente a lo que pueda suponerse, especialmente viniendo de gente tan experta en asuntos intergalácticos, nada de eso se cumplió. Y para decir la verdad, a la humanidad tampoco le importó demasiado, ya que tenía bastante con sus propios conflictos nativos, como para preocuparse de 150 ovnis que parecían salidos de la imaginación de Herbert Wells y de su novela "La guerra de los mundos". Para finalizar podemos añadir que, por suerte, personajes tan extravagantes siempre existieron, existen y existirán. Y son más atrayentes que los marcianos.

(Esta columna fue publicada en el diario La Razón y también podés leerla acá)