9 de mayo de 2015

Taringa! le ganó la pulseada judicial a María Kodama


Por Humberto Acciarressi

Hay cosas que parecen imposibles. Una de ellas lograr que María Kodama no utilice todos los medios para intentar que las obras de Jorge Luis Borges, e incluso las citas permitidas por ley, no se pasen ni en una coma de lo que autorizan los derechos de autor. Se dirá que la viuda de 78 años (de acuerdo a su partida de nacimiento, que no concuerda con lo que precisa su acta de matrimonio, donde tiene cuatro pirulos menos), es dueña de hacer lo que le antoje la real gana con los millonarios dividendos que le dejó el genio de su marido. Esto nadie lo duda, o por lo menos no debería hacerlo. Pero Kodama no goza de las simpatías de los escritores, los lectores y mucho menos de quienes fueron amigos de Borges. Casada por poderes unos meses antes del fallecimiento del autor de "Ficciones" en el Paraguay, quien primero fue secretaria del literato ya debe haber perdido la cuenta de las veces que anduvo por los tribunales del mundo acusando a todo aquel que se le cruzara en el camino.

A veces le va bien y en ocasiones le va mal, como cuando la Corte Suprema de Justicia argentina desestimó la apelación de Kodama en contra de la sentencia que absolvió del delito de injurias al biógrafo de Borges, Alejandro Vaccaro, que había publicado en una revista una nota titulada "Borges. La repugnante pelea por la herencia". En otras oportunidades, como se ha dicho, la viuda del escritor ha sorteado los escollos y ganado en otras cortes. Ahora, sin embargo, acaba de padecer un duro revés judicial (aún no firme) en la denuncia realizada contra el portal Taringa!, al que acusó de la presunta defraudación de los derechos de propiedad intelectual. Los responsables del sitio difundieron un comunicado en el que señalan, además, que la Cámara de Apelación confirmó un dictamen de de primera instancia favorable a ellos. "El fallo -dice la nota- establece que las empresas intermediarias de internet no pueden ser consideradas responsables a priori por el contenido compartido por los usuarios a través de sus plataformas y que no hubo maniobra dolosa por parte de Taringa!".

Los letrados del sitio web han señalado, además, que "el fallo está en consonancia con la jurisprudencia de los últimos casos en Argentina -como You Tube y la película "Un cuento chino"- donde se establece la responsabilidad subjetiva de los intermediarios de internet". La querella, por lo pronto, también deberá hacerse cargo de las costas del proceso. Uno de los puntos en los que se hizo hincapié fue en la ausencia de notificación a los responsables de Taringa! por parte del titular de los derechos, con el que deben colaborar -si se cumplen ese y otros requisitos- para evitar la ilegalidad de la acción. Quienes administran el célebre página señalaron su conformidad y su alegría, ya que, "además de ser justo para Taringa!, sienta un precedente muy positivo para la industria de internet en la Argentina". No hay que ser un genio para deducir que Kodama apelará, pero los argumentos de la Cámara son muy sólidos.

(Esta columna fue publicada en el diario La Razón y también podés leerla acá)