19 de mayo de 2015

Edu Zvetelman y una muy esperada "Cosecha tardía"


Por Humberto Acciarressi

Con artistas invitados como Fontova, Emilio del Guercio, Oscar Kreimer y Emilio Valle, este miércoles a las 21 en el Boris Club de Jazz (Gorriti 5568), el pianista Edu Zvetelman presentará su CD "Cosecha tardía", que incluye temas de su autoría y la participación de Sergio Liszewsky en guitarras, Gonzalo "Pollo" Fuertes en contrabajo y bajo, Martín Centeno en violín y Martín Chaza en batería. Como se sabe, como instrumentista y arreglador, este músico y compositor ha trabajado con gente de la talla de Luis Alberto Spinetta, Nito Mestre, Julia Zenko, Roque Narvaja, entre otros. En el mismo sentido, Zvetelman ha realizado bandas de sonido de obras de teatro, films y publicidades. Con motivo de la presentación de su CD, le preguntamos cómo fueron estos tiempos "de siembra". Y él responde: "Fueron años de mucho trabajo y aprendizaje, de proyectos musicales y profesionales muy diversos, de ir madurando una idea y un concepto para poder plasmar en el disco y de tomar decisiones que me ayudaran a cosechar parte de lo sembrado".

Es inevitable interrogarlo sobre su ausencia de los escenarios durante bastante tiempo, y él se encarga de despejar cualquier tipo de dudas: "Es cierto, tuve contadísimas apariciones públicas durante muy largo rato. Tal vez, el hecho de haber empezado mi carrera profesional muy joven y haber trabajado como músico sesionista durante varios años me produjo cierto cansancio por el hecho de tocar en vivo. Y, al mismo tiempo, encontré en el trabajo de estudio un montón de desafíos y satisfacciones que no me dejaron extrañar para nada la falta de escenario". Tal vez esto justifique, además, la idea del disco. Y lo que él llama "la necesidad y el deseo de compartir algo de lo que hago, de sentir el placer de la obra propia concluida, y con la fantasía que aún quede gente que se siente a escuchar un disco completo, como se hacía antes".

Además de señalar que en la actualidad se siente más compositor, arreglador y productor que pianista, nos explica cómo hace para conciliar actividades tan diferentes como la musicalización de la obra de Susana Giménez y las canciones intimistas del CD: "Mi profesión es la música. Y todo lo que hago en ese terreno está hecho con absoluta pasión y verdadero amor profundo por mi tarea. La diferencia fundamental es que, en los casos en los que compongo por encargo, debo observar más las necesidades del otro que las mías propias y eso implica un aprendizaje maravilloso, tanto en lo musical como en lo humano. Mi disco, en cambio, es una especie de fotografía de mi alma, en la que decido mostrar mis emociones, mis reflexiones y, si se quiere, hasta mi concepción del mundo".

Tampoco falta una evocación del Flaco Spinetta. Zvetelman expresa: "Tengo muy bellos recuerdos, además del aprendizaje que me brindó. Siendo muy joven e inexperto tuve la posibilidad de compartir muchos momentos de creación y escenario con un tipo tan talentoso e irrepetible como Luis. Sin dudas siento que tanto él como mi gran amigo Emilio del Guercio, fueron como hermanos mayores que, sin proponérselo, de algún modo me guiaron y ayudaron a llenar de contenido el significado de la palabra ´Música´. Mi carrera fue muy diferente a la de ellos, pero el contenido ético con el que encaro mis trabajos es el mismo". Dicho esto, no queda más que celebrar la aparición de "Cosecha tardía" y presenciar el espectáculo en el Boris Club de Jazz.

(Esta columna fue publicada en el diario La Razón y también podés leerla acá)