30 de abril de 2015

Esclavas sexuales


Kil Un-Ock (derecha) y Kim Bock-Dong, que fueron obligadas a servir a las tropas japonesas como una esclavas sexuales durante la Segunda Guerra Mundial, gritan consignas durante la manifestación contra la visita del primer ministro japonés Shinzo Abe a la embajada de los Estados Unidos en Seúl, Corea del Sur. Abe eludió la pregunta de si iba a pedir disculpas por la esclavitud sexual de las mujeres en el ejército de Japón durante la guerra.