16 de marzo de 2015

La manzana más famosa desde la de Adán y Eva


Por Humberto Acciarressi

En estos tiempos digitales, cuando se habla de Apple, inevitablemente se vincula la firma al imperio creado por Steve Jobs el primero de abril de 1976. Sin embargo, desde 1968, Los Beatles ya estaban al frente del sello discográfico creado para reemplazar las grabadoras anteriores, llamado Apple, y que popularizó hasta el infinito la manzana más famosa del rock y de todo el universo cultural del planeta. Aquel proyecto duró lo suficiente para producir algunas joyas, que estuvieron descatalogadas mucho tiempo y que no hace mucho fueron recuperadas, además de los álbumes de los Fab Four. La compañía creada por los Beatles se dedicaba a música, películas, ropa y varias cosas más.

odo iba bien hasta que en 1978, a ocho años de la separación del grupo de Liverpool y dos antes del asesinato de Lennon, los músicos advirtieron que otra manzana, "su" manzana, andaba dando vueltas por Estados Unidos. Y fue así que demandaron a Steve Jobs por infracción a la marca. El veredicto judicial fue a favor de los Beatles, quienes en 1981 (ya muerto John) recibieron 80 mil dólares y el compromiso de la empresa de California de no dedicarse al negocio de la música. Sin embargo, ocho años más tarde, Apple Computer añadió a sus máquinas la capacidad de grabar audio y reproducir archivos Midi. Otra vez en los juzgados, en 1991 la Apple norteamericana fue demandada por la suma de 26,5 millones de dólares, esta vez por incluir un sistema de sonidos en las Mac. Después de varias idas y venidas (también ya había muerto Harrison) la empresa de los Beatles perdió el caso el 8 de mayo de 2006 y en 2007 las compañías firmaron un acuerdo por el nombre y el logo de la manzana creada por el cuarteto.

Pero volviendo en el tiempo, entre 1968 y 1978, los Beatles grabaron sus discos y descubrieron a muchos más en su sello. Entre ellos a un entonces desconocido cantautor de Boston llamado James Taylor, que en los años 70 llegó a convertirse en una de las estrellas más célebres del rock. Apple editó en 1968 un álbum de Taylor, que incluía un par de temas que éste mantiene aún en su repertorio. El primero es "Something in the way she moves", que inspiró a George en la composición de "Something". El propio Harrison tocó junto a Paul McCartney en "Carolina in my mind", el otro clásico de este disco, convertido en la mayor rareza del catálogo de Taylor.

Otro de los hallazgos de Apple fue el grupo Badfinger, intérprete de "Come and get it" (canción escrita por Paul), que fue incluida en el álbum debut del grupo, "Magic Christian music"(1970). Este fue también el título de una película protagonizada por Peter Sellers y Ringo Starr, de la que se incluyen dos pistas en el disco. Apple lanzó además al estrellato a Mary Hopkins, que alcanzó la fama mundial con "Those were the days" bajo la tutela de McCartney. Entre las joyas de entonces figuran además dos álbumes de Billy Preston, otros de Ravi Shankar, John Tavener, Doris Troy, Yoko Ono y mucho más. Y más alla de cuestiones legales, la manzana Granny Smith más famosa de la historia fue, es y será otra de las creaciones de los Beatles.

(Esta columna fue publicada en el diario La Razón y también podés leerla acá)