6 de marzo de 2015

El cerdo budista, la extraña historia de la semana


Las redes sociales enloquecieron. La gente no lo puede creer. Y los budistas han tenido una publicidad casi única en los últimos tiempos. El suceso aconteció -¿cuándo no?- en China. El asunto es que un chanchos se escapó de una granja y se dirigió resuelto, luego de caminar algunos kilómetros, a un templo budista. Eso no sería nada si el animal no se hubiera hincado delante de la construcción, en actitud de estar orando. Fascinados, ya ha recibido el apodo de "cerdo peregrino". Lo cierto es que luego de varias horas rezando (o pidiendo perdón según algunos), pudo ser sacado de su letargo místico por unos sacerdotes ¿Un milagro o un delirio?