1 de diciembre de 2014

Un chino quiso robar un banco y lo mandaron a hacer la cola

Armado con un cuchillo, un joven intentó asaltar la sucursal de un banco en el sur de china, pero acabó enredado en la burocracia de los cajeros. Insólitamente, le ordenaron que hiciera cola como el resto de los clientes y después rechazaron su "petición" (es decir el robo) alegando falta de saldo. Al típico grito de "esto es una asalto", el ladrón ingresó a la entidad de la ciudad de Heyuan, de la provincia de Cantón, y se coló directamente a una de las cajas.

El cajero, como si se tratara de una comedia, le pidió que respetara la cola. Pero lo más curioso es que el delincuente obedeció sin titubear. Los cajeros atendieron entonces a dos clientes que habían llegado al banco antes que el asaltante. Y cuando finalmente llegó su turno, les exigió 10.000 yuanes (unos 1.600 dólares, o 1.300 euros), que los funcionarios del banco se negaron a darle, alegando que en la cuenta del ladrón sólo había un yuan. El chinito intentó romper el cristal que protegía de las cajas,pero tampoco consiguió nada. Se marchó a pie del banco y poco más tarde fue detenido por la policía.