4 de diciembre de 2014

El gran homenaje que Juanse le hizo a Pappo

Por Humberto Acciarressi

En un país que tiene varios de los mejores violeros del mundo, que Pappo siga manteniendo uno de los primeros lugares (para no molestar a nadie no decimos "el primer lugar") no es un hecho casual. Haber sido uno de los pioneros del rock del país ayuda mucho a su leyenda. No es para menos. Desde la primera formación de Los Abuelos de la Nada y la legendaria participación de un verano con Manal, la casi olvidada secuencia de Conexión n° 5 de Carlos Bisso, sus tocadas con Spinetta, Moris, La Pesada del Rock and Roll y, cuando a los 19 años pasó a reemplazar a Kay Galifi en Los Gatos, no son poca cosa. Luego llegó la época de oro de Pappo´s Blues (con David Lebón y Black Amaya), y más tarde sus diversas fomaciones hasta la desintegración. Trás algunas experiencias en el medio, en 1980 fundó Riff con Michel Peyronet, Vitico y Boff, a quienes se sumaron Jaff y Oscar Moro. Uno de los momentos más altos de su carrera fue cuando B.B.King lo invitó a tocar con él en el Madison Square Garden, de Nueva York.

Fierrero a más no poder (en su casa nunca terminaba de mostrarle a quien escribe estas líneas no sólo las guitarras que tenía colgadas por todos lados, sino sus motos y autos). Fue la pasión por la velocidad la que lo sacó de la escena para siempre cuando aún no había cumplido los 55, el 25 de febrero de 2005, en la ruta 5 no muy lejos de Luján. Pappo viajaba sobre su Harley Davidson cuando fue rozado por otra en la que iba su hijo Luciano, lo que lo hizo caer y ser atropellado por un auto que iba en sentido contrario. El "Carpo", como se sabe, fue admirado en vida y luego de su muerte se convirtió en una leyenda. Desde Charly García hasta La Renga, desde Los Piojos hasta Celeste Carballo, en una larga lista que integran, entre otros, las ex integrantes de Las Blacanblus, Spinetta, Botafogo, Alejandro Medina, Calamaro, y decenas más, han versionado sus canciones. Ahora le tocó el turno a su amigo Juanse.

El ex líder de Ratones Paranoicos, en "Pappo x Juanse", interpreta catorce canciones del "Carpo", no sólo brillantemente, sino que sirven como pantallazo para -en un CD crudo y respetuoso- tener una idea cabal de la trayectoria del violero más emblemático de estos pagos y alrededores. El disco arranca con "Hombre suburbano" (fue el primer corte del disco y el único video que se puede ver en la Argentina) , donde Gabriel Carámbula toca como violero invitado. Enseguida largan con "Malas compañías", en el que Andrés Calamaro alterna la voz y los coros, y luego siguen dos hermosas versiones de "A dónde está la libertad" y de "Blues local". El legendario "Trabajando en el ferrocarril" cuenta con una invitación de lujo en voz y violín: Peteco Carabajal, que repite en "Una casa con diez pinos". Obviamente no podían faltar "Desconfío", "Ruta 66", "El viejo", "Tren de las 16", "Sucio y desprolijo", "Fiesta Cervezal", "Tomé demasiado" y "Pájaro metálico". De lo editado recientemente, está entre lo mejor. Y como homenaje a Pappo, impagable.

(Esta columna fue publicada en el diario La Razón y también podés leerla acá)