27 de noviembre de 2014

"Todo Viene Todo Va", con Los Inconcientes del Balurdo


Por Humberto Acciarressi

El próximo viernes a las 23, en El Chaperío (Tacuarí 231, en el barrio de San Telmo) se presentan Los Inconcientes del Balurdo, en uno de sus últimos recitales del año, en el que fundamentalmente harán temas de su segundo disco ("Todo viene Todo va") y con la mirada puesta en la gira que emprenderán en febrero del 2015 por el sur del país, la quinta desde que se formó esta banda, una de las más originales en propuestas, incluso a la hora de dar notas. Los Inconcientes son más de diez y mantienen entre ellos una armonía integral, que incluye lo artístico y lo personal. Hablamos con uno de sus integrantes, quien - en honor a la tradición "inconciente"- opta por permanecer anónimo y charlar "en plural", porque -afirma- "es una forma segura de representar a todos, aunque parezca un contrasentido".

Ustedes hacen una música difícil de encasillar
Musicalmente no tenemos prejuicios hacia ningún género musical. Venimos desde distintas experiencias, bandas y formaciones, y cada una de ellas sirve, es sostén de lo que hacemos en conjunto. Tenemos desde guitarras hasta clarinete y saxos, percusión y teclados, coros y, en algún momento, todos cantamos. Y nuestros temas, que son todos propios, abarcan ritmos que van desde el folclore latinoamericano hasta el rock nacional.

¿Por qué "Inconcientes" (y aclaremos que va sin la "s")?
El inconsciente del que habla Freud nosotros lo asociamos al corazón. Al instinto, la intuición, el impulso. A lo que subyace por debajo de lo explícito, de lo dicho. La famosa frase ¨me traicionó el inconsciente¨, se da cuando la conciencia no está entera, o no tiene firmeza. Para nosotros el inconciente no traiciona y, en términos artísticos, cuando aflora es cuando se produce una vibración especial, casi como un alucinación poética, hecha carne y hueso, real, tangible, pero misteriosa, inexplicable. Lorca lo llamaba ¨el duende¨. Hoy, que la vida es un quilombo, nosotros creemos que el inconsciente es el corazón, y buscamos esa aparición en un recital, en una canción, en un mate a las seis de la tarde cuando nos vamos juntando en nuestra casa/sala de ensayo en el barrio de Constitución.

¿Por qué Balurdo?
Balurdo es una palabra que, en lunfardo, significa: ¨Lio grande del cual es difícil salir¨. Mas allá de las acepciones rockeras que puedan derivar de esa definición, el término se nos acopló un verano como un código interno, y hoy por hoy celebramos que ese juego haya podido salir de ese círculo, para comunicarse con un afuera que lo resignifica cada día. Eso si pensamos el arte como una forma de comunicación. Pero nosotros no pensamos el arte sólo como eso. Para eso están los llamados "comunicadores". Nosotros pensamos y vivimos el arte como una forma de amor. Por eso decimos que es sano que un código interno se amplíe y tome nuevas formas; porque al concebir la música como nuestra manera de amar el mundo, estamos aceptando la fundamental condición que todo amor necesita para nacer, crecer y vivir siempre en libertad: la apertura. Donde hay apertura, se comparte. Cuando se comparte, se aprende. Esa es nuestra búsqueda.

¿Cómo preparan, en un año tan cargado como el que termina, en el que dieron un gran salto, su presentación del viernes?
Fundamentalmente, Los Inconcientes del Balurdo seguimos presentando nuestro disco ¨Todo viene Todo va¨, en esta oportunidad junto a la Banda Kapitan Jamaica Conchas Rap. El Kapitán Jamaica es un ser casi mitológico de nuestros tiempos, un poeta de los suburbios, un rio musical de caudal inimaginable, que nos acompaña en esta fecha junto a su fresca banda de, en su mayoría, mujeres. También él canta algunas canciones con nosotros, como ¨La Santa Paciencia¨, tema del cual grabamos un video este mismo año, mitad en Entre Rios, mitad en Berazategui, la tierra donde vive cuando es un tipo normal de barrio.

¿Por qué "Todo Viene Todo va"?
Se suele decir que ¨todo vuelve¨, casi como una forma de revanchismo, paradigma actual, como una apropiación ventajista e inexacta del karma. "Todo viene Todo va" es pararse un segundo antes de la injuria, ya sea propia o ajena, y comprender el fluir de la energía, pero desde una perspectiva positiva. Cuando a las cosas se les saca la ropa de lo social, queda desnuda su humanidad, y ahí no hay melancolía por el pasado ni ansiedad por el futuro. No hay venganza, ni terrenal ni divina. Hay familia sin mafia. Ahí "Todo viene Todo va". Ahí trabajamos Los Inconcientes del Balurdo, "con los pies en la tierra y el sueño en las estrellas".

(Esta columna fue publicada en el diario La Razón y también podés leerla acá)








PRESENTACION DEL DISCO "TODO VIENE TODO VA"