16 de noviembre de 2014

Fotos del Che muerto, inéditas durante casi 50 años

INMANOL ARTEAGA MUESTRA LAS FOTOS QUE SU TIO LLEVO DE BOLIVIA A ESPAÑA
El periodista francés Marc Hutten, corresponsal de AFP, fue uno de los hombres de prensa que estuvo en la localidad boliviana de Vallegrande en octubre de 1967, cuando las autoridades militares expusieron el cadáver del Che Guevara, fusilado horas antes. Si bien Hutten escribía, también tomaba fotos, y a diferencia de otros colegas, en muchas ocasiones con rollos color. Por aquellos días, el misionero español Luis Cuartero se encontraba en Bolivia. Hace poco, Inmanol Arteaga, el sobrino de aquel sacerdote ya fallecido, contó: "Mi tío llegó a España en barco para casar a mis padres entre finales de octubre y principios de noviembre de 1967". Entre las cosas que llevaba de América había varias fotos del Che muerto, aunque en diferentes momentos: recién fusilado y ya lavado para ser expuesto a las agencias internacionales.

Ahora ha pasado casi medio siglo y Arteaga dio a conocer varias imágenes inéditas guardadas en un altillo. Según le dijo oportunamente su tío a la hermana, se las había entregado un periodista francés en Bolivia. Ese hombre de prensa sería Marc Hutten, aunque nunca se pudo comprobar fehacientemente, ya que ni el misionero ni nadie de su familia se ocupó de averiguarlo hasta la fecha de la muerte del hombre de AFP, en el 2012 a los 82 años. Se sabe -y no hay dudas de eso- que el periodista y fotógrafo envió sus tomas a la agencia francesa. El sobrino del misionero cree que Hutten (quien entre otras guerras cubrió la de Vietnam y estuvo varias veces al borde de la muerte durante el ejercicio de la profesión), sabiendo que el cura salía de Bolivia en esos días, y ante el temor de que ocurriera algo, optó por darle uno de los rollos. En realiad fue como si nada.

Las imágenes, cuenta Arteaga, quedaron olvidadas durante casi cinco décadas en una caja de cigarros, porque ni el misionero ni su familia tenían simpatía alguna por el Che. "No le dieron importancia", señaló. Algunas fotos parecen haber sido sacadas efectivamente por Hutten, aunque a diferencia del color que era uno de los pocos en utilizar, fueron positivadas en blanco y negro . Hay que aclarar que de los cinco carretes que el reportero tomó aquel día en Vallegrande y que envió a la agencia, en los archivos de la misma apenas queda uno (lo que llamó la atención del propio corresponsal, cuando viajó a Francia unos seis meses después de la muerte de Guevara). De hecho, por razones que se desconocen, AFP distribuyó las fotos de su acreditado en Bolivia recién en el 2002, 35 años después del fusilamiento del Che en La Higuera. Como anécdota, hay que precisar que el Financial Times asegura que las tomas en color del guerrillero muerto, en las que Guevara aparece con aire de mártir y sacadas efectivamente por Hutten, influyeron en la decisión de Barack Obama de no mostrar el cadáver de Bin Laden.






ABAJO LAS FOTOS QUE CON CERTEZA TOMO MARC HUTTEN PARA AFP