19 de noviembre de 2014

Desde Pernambuco, Saracotia en la Usina

Por Humberto Acciarressi

Después de unas actuaciones previas en la ciudad de Córdoba, el domingo en la Usina del Arte (Caffarena y Pedro de Mendoza) y en el marco del Festival Internacional Buenos Aires Jazz, se estará presentando el muy buen trío brasileño Saracotia (el espectáculo es gratuito y a las 18), que combina elementos de la improvisación jazzística con choro, forró pernambucano, grooves contemporáneos y otros géneros afines. Es la primera vez que vienen a la Argentina y no sólo estarán haciendo su música, sino que además ofrecerán un workshop titulado "Explorando la Música Pernambucana", suerte de teórico-práctico con mezcla de pentagrama y antropología, en el Centro Cultural Brasil Argentina (el jueves de la próxima semana, en Avenida Belgrano 552, entre las 17 y las 19 ).

El trío, formado en el 2008 por Rafael Marques (mandolina de 10 cuerdas), Rodrigo Samico (guitarra de 7 cuerdas), y Marcio Silva (batería), está causando sensación en su país, no sólo por su virtuosismo académico, sino por la particular manera de interpretar sus propios temas y los de otros compositores. El percusionista Silva (que una noche soñó con un ave mitológica llamada "saracotia" y al despertar la buscó en el diccionario sin encontrarla, de alli el nombre de la banda) señala que muy frecuentemente son catalogados como un grupo de jazz o de choro, aunque dice que su objetivo es "tocar una música libre de rótulos y de limitaciones, ya que queremos ser lo más viscerales posible. Nos gusta despertar sensaciones y emociones en las personas, simplemente eso”. Nada más, pero nada menos. Y se sabe que en materia musical es una de las claves.

Ya desde sus comienzos, cuando acompañaron a la cantante italiana Cristina Benvenutti, entre los integrantes del trío se materializó un conjunto de armonías y afinidades que se extiende hasta el día de hoy. Su música alegre y profunda a la vez, amalgama la improvisación del jazz con sus propias lecturas de la música de su terruño. No es un dato menor que sus influencias se encuentren en artistas como Egberto Gismonti, Hermeto Pascoal, Hamilton de Holanda, Jacob de Mandolin (de quien hacen una gran intepretación de "El vuelo de la mosca"), Chick Corea (tienen una reversión de su tema "Spain", donde el diálogo entre la mandolina y la guitarra es de antología), y otros. Con todos esos elementos, Saracotia se suma a los mejores exponentes de la música del noreste de Brasil y del área de influencia de Recife, donde entre otras corrientes nació el Manguebeat con intérpretes como Lenine, Nação Zumbi, Mundo Livre S/A, Otto, Banda EDDIE, el DJ Dolores, Mombojó y otros.

(Esta columna fue publicada en el diario La Razón y también podés leerla acá)