7 de octubre de 2014

La Torre Eiffel, ahora con piso de vidrio


La Torre Eiffel ofrece ahora una vista innovadora no apta para turistas que sufren de vértigo. Aunque uno se marea estando en lo más alto de la construcción, ahora sentirá un leve cosquilleo al ver el suelo “bajo sus pies”, ya que el monumento, que fue levantado para la Exposición Universal de 1889, incorporó un piso transparente. Quienes están sobre el cristal, ven como “hormiguitas” a los demás visitantes que todavía no subieron a la cima. La "remodelación de vértigo" se da en el marco de los 125 años de la reconocida torre de Paris. Las cuatro pequeñas secciones de observación de cristal transparente costaron 30 millones de euros (unos 38 millones de dólares) y se inauguraron este lunes. Aunque el primer nivel de este gigante de acero se encuentra a sólo 57 metros de altura (en total tiene 324) no es apto para gente impresionable.