18 de septiembre de 2014

Robert Plant: nuevo disco con Zeppelin en el pasado


Por Humberto Acciarressi

En diciembre del 2007, en Londres y ante 20 mil espectadores que pudieron ser más del doble aunque eso no se tuvo en cuenta por el sitio elegido, el 02 Arena, Led Zeppelin volvió a reunirse a lo grande tras su separación en 1980, cuando John Bonham murió atragantado por su propio vómito en la casa de Jimi Page. Para esta vuelta de hace siete años (se habian juntado muy ocasionalmente y para celebraciones muy específicas) , el lugar del recordado baterista fue ocupado por su hijo Jason, que hizo honor a los antecedentes del padre. Entusiasmados por el éxito de este concierto único ante nuevas generaciones, Page y John Paul Jones anunciaron una gira mundial. No se pudo realizar por un solo obstáculo: la negativa de Robert Plant. Los millones de dólares que le hubieran correspondido no le importaron demasiado al ex vocalista de Led Zeppelin.

Plant argumentó "razones personales" para la negativa, pero desde mucho tiempo atrás venía muy atareado con sus múltiples proyectos. Y Led Zeppelin no figuraba en ellos. En cierto sentido seguía siendo quien alguna vez dijo: "No puedes abandonar algo en lo que realmente crees por razones financieras. Si mueres en la miseria, que así sea". Aunque lo de morirse en bancarrota no es actual ni de lejos, el concepto es válido. Un similar antecedente ilustre es el de Lennon y los Beatles, aunque John lo dejó dicho en reportajes. Plant, que figura en el puesto 15 de los 100 mejores cantantes de la historia según la Rolling Stone, encaró varios proyectos -casi todos exitosos- luego de la separación de aquella magnífica banda. Es en ese marco, y después de sostener que no quiere volver al pasado, que acaba de producir y grabar su nueva y undécima placa solista, "Lullaby and...The Ceaseless Roar", con once temas magníficos, con un aire psicodélico, instrumentos y voces que se combinan como en un caleidoscopio y dan ese aire de canción de cuna e incesante rugido que sugiere el título.

En compañía de The Sensational Space Shifters, el grupo compuesto por el violero Justin Adams, el tecladista John Baggott, el bajista Billy Fuller, el gambiano Juldeh Camara con su kologo nativo, Liam "Skin" Tyson en guitarra rítmica y David Smith con los palillos, Plant logra un clima tremendo. Hay que recordar que es su primer disco luego del exitoso "Band of Joy", editado en 2010, cuando todavía estaba fresca su célebre colaboración con Alison Krauss ("Raising Sand", ganador del Grammy al Disco del Año). Señalar que en el nuevo CD hay blues tradicional, giros arabescos, dub y música africana es decir poco. No hace mucho, Plant estuvo entre nosotros. Ahora se especula con su llegada para el Lollapalooza. Mientras, a los amantes de la buena música hay que recomendarles esta nueva producción de una de los principales voces del rock de todos los tiempos.

(Esta columna fue publicada en el diario La Razón y también podés leerla acá)