8 de agosto de 2014

Alisa Kaufman y su último disco en dos jornadas


Por Humberto Acciarressi

Este viernes a las 21 en Domus Artis (Av.Triunvirato 4311) y el 29 en No Avestruz (Humbolt 1857), Alisa Kaufman estará presentado su nuevo disco, "Gotas que caen", en compañía de Nora Sarmoria, Eleonora Eubel y Gustavo Troilo en el primero de los conciertos, y junto a Ed Pareta y Gabriel Rivano como invitados en el segundo. Salvo "El son oro escope" que le pertenece a Eduardo Mateo y el cierre del CD con "Nem um día" de DJAVAN, todos las demás canciones son suyas, y algunas de ellas son realmente bellas, como "Un poco más", "Saltos de color" y "La calma chicha", por mencionar sólo algunas.

Multiinstrumentista, compositora, cantante y hasta docente, Kaufman es una de esas músicas que hacen de la improvisación y la experimentación una de las bases de su estética ("Zambomba" es el ejemplo más notorio, aunque es no el único del disco). Su voz, por momentos dulce, en otros áspera, siempre da el toque característico en cualquiera de sus composiciones. Un disco colorido en matices, que sigue en la misma tónica de hacer jugar las palabras como si fueran otras notas, lo que viene haciendo desde que se inició con "Viaje", allá por el año 2000.

Viajera incasable, los vientos de la música la han llevado por giras por varios países. Sus recitales del 2005 en Grecia y un concierto en Londres, son dos de los que merecen ser destacados. En el 2009 presentó con gran éxito su tercer disco: "El río canta". Y un año más tarde lanzó su grupo Zambomba, una interesante banda de improvisación vocal. Así, mezclando sus proyectos personales y los colectivos, en Buenos Aires como ahora o en las provincias o el extranjero, Kaufman avanza con envidiable ímpetu en el mundo de la música vernácula.

(Esta columna fue publicada en el diario La Razón y también podés leerla acá)