20 de agosto de 2014

A 45 años de Woodstock: los que estuvieron y los que no


Por Humberto Acciarressi

El 15, 16, 17 y - tramo añadido a último momento- la madrugada y parte de la mañana del 18 de agosto de 1969, en la granja de Bethel, condado de Sullivan en el estado de Nueva York, se llevó a cabo el internacional e históricamente conocido Festival de Woodstock. Ya han pasado 45 años. A 18 dólares los tres días originales de paz, amor y rock and roll, los 60 mil asistentes que esperaban los organizadores se convirtieron en 400 mil reales, subidos a 500 mil por algunos historiadores y a una cifra infinita si se le cree a todos quienes afirman haber estado en ese chiquero en que se convirtió el predio por las lluvias que motivaron, además, cambios en la programación. Todo era nuevo para los promotores Michael Lang, John P. Roberts, Joel Rosenman y Artie Kornfeld. Hubo hasta muertos: uno fue atropellado por un tractor mientras dormía drogado; a otro le estalló el apéndice; no faltaron los fallecidos por sobredosis, varios (entre ellos músicos) sufrieron choques eléctricos. Fue un descontrol total.

No vamos a abundar en lo que todos saben, en el movimiento hippie y la oposición a la guerra de Vietnam, en las consignas pacifistas y el culto a la psicodelia que uno ya ha visto un millón de veces en el documental célebre y sus reversiones ampliadas. Sí recordemos que el festival fue abierto por el guitarrista folk Richie Havens, que se las vio negras porque después de tres horas sobre el escenario ya no sabía qué tocar porque las otras bandas no llegaban por el intenso tráfico. Luego vinieron el grupo psicodélico Sweetwater, Bert Sommer, Tim Hardin, Ravi Shankar (que apenas tocó tres canciones bajo una lluvia torrencial), Melanie Safka, Arlo Guthrie y la entonces embarazadísima Joan Baez (estaba de siete meses) para el cierre del primer día.

Quill, Country Joe McDonald, John Sebastian, la Keef Hartley Band, Santana (de lo mejor del festival), Incredible String Band, la Canned Heat, Mountain, Grateful Dead (su set debió ser cortado por una sobrecarga eléctrica que casi mata a uno de sus músicos), Credence Clearwater Revival, la impagable Janis Joplin, Sly and the Family Stone, más las dos largas intervenciones de The Who y de Jefferson Airplane, integraron en ese orden el set list del segundo día. El tercero, luego de un par de temas de The Grease Band, la larga presentación de Joe Cocker culminó con la originalísima versión de "Una ayudita de mis amigos" de los Beatles y fue seguida por otra tormenta que suspendió el evento por varias horas. Country Joe and the Fish, Ten Years After, The Band, el recientemente fallecido Johnny Winter, Blod, Sweat and Tears, Crosby, Still, Nash and Young, Paul Butterfield Blues Band y Sha-Na-Na, clausuraron la tercera jornada. La última, cuando casi todos los asistentes se habían retirado y los ayudantes limpiaban el terreno, tuvo un único intérprete: Jimi Hendrix con su "Gypsy Sun and Rainbows". Difícil encontrar un final más melancólico y genial para cualquier cosa.

A pesar del éxito del festival, agigantado con el paso del tiempo, cualquier mediano conocedor del rock, el pop, el blues y el folk de fines de los años 60, advierte que faltan nombres emblemáticos. En lo que atañe a los Beatles, se dice que Nixon no permitió el ingreso de John a los EE.UU. o que el propio Lennon también sugirió a The Plastic Ono Band y no fue aceptado, con lo cual los de Liverpool optaron por no presentarse. Otro que debería haber sido infaltable fue Bob Dylan, que para colmo vivía a metros del lugar del festival. La versión más valedera es que estaba harto de los hippies, razón por la cual se embarcó el mismo día que comenzó Woodstock. Otros que rechazaron participar por considerar el acontecimiento una repetición "de segunda clase del Festival de Monterrey" fueron The Doors, algo similar a lo realizado por Jeff Beck, que unos días antes disolvió su The Jeff Beck Group para no dar explicaciones.

Los Rolling Stones ni siquiera fueron invitados, ya que los organizadores entendieron que algunas de sus canciones no eran pacifistas. Por su lado, Led Zeppelin no tocó para "no ser una banda más en el cartel", de acuerdo a su manager Peter Grant. Procol Harum declinó la oferta porque la fecha coincidía con el cumpleaños del hijo del violero Robin Trower, mientras que Joni Mitchell iba a participar pero su representante le había conseguido previamente un reportaje televisivo. Por su desprecio por los hippies y la molestia que le causaba "la desnudez gratuita", Ian Anderson convenció a sus compañeros de Jethro Tull de ni acercarse al encuentro. Otros que no aceptaron fueron The Byrds, Chicago, Tommy James and The Shondells, The Moody Blues (estaban en cartel, pero les salió una oferta para tocar en Paris), Free, Spirit y varios más. Dejamos para el final a Frank Zappa. Cuando le preguntaron porque no había participado con The Mothers of Invention, se limitó a decir: "Nos invitaron, pero allí había demasiado barro y por eso no fuimos".

(Esta columna fue publicada en el diario La Razón y también podés leerla acá)



JIMI HENDRIX


THE WHO



CARLOS SANTANA

JOE COCKER

JANIS JOPLIN