7 de julio de 2014

Escalandrum, lujo en el Festival de Jazz de Montreal


Por Humberto Acciarressi

Ya lo hemos señalado en otras oportunidades: el sexteto de jazz de Daniel "Pipi" Piazzolla, con quince años de trayectoria, se encuentra viviendo una temporada de lujos musicales y gratos reconocimientos. Ahora acaba de presentarse en el Festival de Jazz de Montreal, el más grande en su género en el mundo, con 35 ediciones ininterrumpidas y tres mil artistas de unos treinta países. Con motivo de este acontecimiento magistral, la ciudad canadiense recibe dos millones de visitantes de todos los continentes. Entre quienes comparten el encuentro con Escalandrum se cuentan Aretha Franklin, Diana Krall, Bill Frisell, Beck, Diana Ross, B.B.King, Elvis Costello, Keith Jarrett, Tony Bennett, entre otros.

Con siete discos editados y más de cuarenta países recorridos, Escalandrum está formado por el ya mencionado "Pipi" Piazzolla en batería, Nicolás Guerschberg en piano, Mariano Sívori en contrabajo, Gustavo Musso en saxo alto y soprano, Damián Fogiel en saxo tenor y Martín Pantyrer en clarinete bajo y saxo barítono. Grupo invitado de David Holland, primera agrupación argentina en participar en el Bridgestone Music de San Pablo, nominado a los Grammy Latinos junto a Chick Corea y Al Di Meola, ganador del Premio Gardel al Mejor Album de Jazz por "Piazzolla plays Piazzolla" y consagrado con el Gardel de Oro, y mil antecedentes más de ese calibre, se trata de una agrupación que tiene muchísimo para dar.

Hace muy poco, Escalandrum lanzó su disco "Las cuatro estaciones porteñas", obras de Astor Piazzolla en versión jazzera, eléctrica y formato ampliado. No es casual, en ese marco, que la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires venga de declarar a Escalandrum de Interés Cultural y a Pipi como Personalidad Destacada de la Cultura. Precisamente éste y su compañero Nico Guerschberg anduvieron, hace poco, haciendo de las suyas por Noruega, invitados por Ute Lemper. Con motivo de este buen momento mantuvimos una corta charla con Pipi Piazzolla -itinerarnte e incansable- en la que alcanzó a decirnos que "formar parte del Festival de Jazz de Montreal es muy importante, un honor y una gran responsabilidad".

Inevitable dedicarle un párrafo a su último disco. En este sentido Piazzolla nos dice: "El proyecto fue una idea que surgió del gobierno de la ciudad de Buenos Aires, desde dónde nos propusieron interpretar el emblemático disco de Astor Piazzolla “Las Cuatro Estaciones porteñas” con un estilo similar al octeto electrónico de mi abuelo de los años 70. La propuesta me atrajo mucho, ya que me gusta hacer la música de mi abuelo con encares diferentes. Elegí a músicos expertos en sonidos nuevos como Lucio Balduini, Esteban Sehinkman y Nicolás Sorin, quienes se ensamblaron perfecto con un Escalandrum que viene muy ajustado. Convoqué a uno de los mejores bandoneonistas de la actualidad, Lautaro Greco, y a mí papá Daniel en percusión , que fue parte del mítico octeto electrónico de mi abuelo".

Ahora, a su regreso de Montreal, Escalandrum hará un Coliseo junto a Elena Roger ( "Ella tiene mucha química con el grupo, es una artista de primer nivel internacional y se da un ensamble mágico entre su voz inigualable y nuestra música", dice Pipi), para el que prometen arreglos muy grosos de Nico Guerschberg para temas de Astor. En lo atinente al galardón de la Ciudad de Buenos Aires, Piazzolla se entusiasma: "Es un honor que la obra de Escalandrum haya sido nombrada de interés cultural de la ciudad. Y una grata sorpresa que se me haya nombrado personalidad destacada de la cultura de la ciudad. En la celebración de nuestros quince años de trayectoria como grupo, hemos recibido muchísimos reconocimientos de este tipo. Y vamos por más!". Y hacen muy bien, añadimos nosotros.

(Esta columna fue publicada en el diario La Razón y también podés leerla acá)