8 de marzo de 2014

Un nuevo espacio para disfrutar del buen jazz


Por Humberto Acciarressi

Días atrás quedó oficialmente inaugurado uno de esos sitios que hacen bien al alma, especialmente cuando tantos otros cierran sus puertas con consecuencias que exceden la nostalgia. Se trata del Bebop Club, ubicado en San Telmo, pensado no sólo para el turismo -como suele ocurrir- sino para los amantes locales del jazz, del soul y del blues. De acuerdo a la detallada explicación que nos da Gabriel Cygienik, un amante de la música que oficiará de programador del local, no sólo habrá ciclos para los más destacados intérpretes vernáculos, sino también para artistas internacionales. La idea es que cuando algunos grandes músicos del exterior vengan a Buenos Aires a dar sus conciertos en otras salas, se hagan un lugar en su agenda para tocar versiones más intimistas, para 120 personas sentadas que disfrutan comida directa de la cocina de Aldo´s, tragos de autor, y vinos de primera calidad. La idea es seductora.

Cygienik señala, al respecto, que la programación, si bien está centrada en el jazz, da lugar a otros géneros como el blues, el funk, el soul, el groove, el tango contemporáneo y el pop. "Se ha organizado por ciclos para darte un orden y previsibilidad al público. Así los martes estará el ciclo Sonidos Argentinos, que abre Nicolás Guerschberg Trío el 4 de abril; el Blues Day los miércoles; los jueves serán días de Black Músic; los viernes habrá jazz en doble turno (21 y 23.30 hs); y los sábados un primer turno abierto a grandes nombres de la música de cualquier género, y una trasnoche “Saturday Late Night” con lo mejor del pop /canción, que abrió el sábado pasado con Maxi Trusso", nos dice. El dueño de Bebop Club, Aldo Graziani, añade que todo "está pensado de tal manera que no deja ningún detalle al azar: música, ambiente, sonido, gastronomía, vinos, atención, se conjugan para que la experiencia sea completa, con todos los sentidos".

Pero lo principal es lo que piensan los músicos. El trompetista y compositor Juan Cruz de Urquiza es contundente: "Esta inauguración es sin ninguna duda una gran noticia. Los lugares para tocar, donde el jazz local pueda seguir creciendo y desarrollándose, no abundan. Poder contar con un nuevo espacio y de las características de Bebop, puesto a semejante nivel, es de lo mejor que nos puede pasar. Es fundamental que nosotros los músicos y especialmente el público que ama el jazz y la música en general apoyen la apertura de este importante espacio que obtiene la cultura local". Coincide el trompetista y pianista de Cruz Alta, Mariano Loiácono, quien apunta que "siempre la apertura de un nuevo espacio es una alegría y, principalmente, una posibilidad más para tocar nuestra música. Un club de jazz se hace entre todos, especialmente entre todos los músicos".

Por su lado, la notable cantante Barbie Martínez, nos dice contenta que "siempre es esperanzador que haya proyectos que promuevan y a apuesten a la cultura enriqueciendo y ampliando el abanico de propuestas musicales dentro de la escena porteña. Y más teniendo en cuenta lo difícil que ha sido hacer música en vivo en esta ciudad post-Cromañon. Me alegra mucho la apertura de un club como Bebop en Buenos Aires porque significa más oportunidades para los músicos argentinos, que merecen más espacios para difundir su música. Es un club con mucho estilo y sofisticación para el público que quiera escuchar música de calidad".

Finalmente, la también excelente cantante Delfina Oliver, se entusiasma: "El movimiento del jazz está en un momento de enorme plenitud y ebullición en Buenos Aires, adonde llegan músicos y cantantes desde el interior y desde todos los barrios de Capital. Los clubes de jazz son los semilleros donde los nuevos talentos se foguean y dan sus primeros pasos frente al público, y el espacio donde los fanáticos van a disfrutar de los músicos y cantantes de gran trayectoria. Que se abra un club de nivel, diseñado para hacer música en vivo, con un flamante piano de cola, escenario con luces pensadas para destacar la presentación de los artistas, y sonido de última generación, es sumamente auspicioso tanto para los artistas como para el público. No veo el momento de estrenar junto a los 18 músicos de Artistry, ese escenario que promete ser un nuevo referente en la escena del jazz porteño". Pasada la hora de las palabras, llega la de la música. Y una agenda muy nutrida que se puede consultar en la web, da cuenta de que es imposible no coincidir con los músicos consultados.

(Esta columna fue publicada en el diario La Razón y también podés leerla acá)