25 de mayo de 2007

En ciertas cosas, cada uno...a su manera

SID VICIOUS

FRANK SINATRA

And now, the end is here,
And so I face the final curtain.
My friend, I'll say it clear,
I'll state my case, of which I'm certain.
I've lived a life that's full,
I travelled each and every highway.
And more, much more than this,
I did it my way.
Regrets, I've had a few
But then again, too few to mention.
I did what I had to do
And saw it through without exemption.
I planned each charted course,
Each careful step along the byway.
And more, much more than this,
I did it my way.
Yes, there were times,
I'm sure you knew,
When I bit off
More than I could chew.
But through it all,
When there was doubt,
I ate it up and spit it out.
I faced it all and I stood tall,
And did it my way.
I've loved, I've laughed and cried.
I've had my fill, my share of losing.
And now, as tears subside,
I find it all so amusing
To think I did all that.
And may I say, not in a shy way,
'Oh, no, oh, no, not me, I did it my way'.
For what is a man, what has he got?
If not himself, then he has naught.
To say the things he truly feels
And not the words of one who kneels.
The record shows I took the blows
And did it my way.
Yes, it was my way.

Madres de la Plaza de Mayo

La Plaza de Mayo, donde el 25 de mayo de 1810 los patriotas de la incipiente y aún innombrada Argentina se declararon libres del yugo español, ha sido escenario desde entonces de los hechos colectivos que más conmocionaron al país y a la América latina. Entre ellos, durante la última dictadura militar, hace tres décadas se produjo uno de esos acontecimientos irrepetibles. Un grupo de mujeres que buscaban a sus hijos desaparecidos, desafiaron al poder y comenzaron a girar en torno a la Pirámide de Mayo. La voz impar de Alfredo Alcón jerarquiza esos hechos de la historia argentina.

Patronato de la Infancia porteño en 1912


"Balada para un loco", por Amelita Baltar

"Las tardecitas de Buenos Aires tienen ese qué sé yo, ¿viste? Salgo de casa, por Arenales. Lo de siempre: en la calle y en mi... Cuando, de repente, de atrás de ese árbol, se aparece él. Mezcla rara de penúltimo linyera y de primer polizonte en el viaje a Venus: medio melón en la cabeza, las rayas de la camisa pintadas en la piel, dos medias suelas clavadas en los pies, y una banderita de taxi libre levantada en cada mano. Parece que sólo yo lo veo. Porque él pasa entre la gente, y los maniquíes le guiñan; los semáforos le dan tres luces celestes, y las naranjas del frutero de la esquina le tiran azahares. Y así, medio bailando y medio volando, se saca el melón, me saluda, me regala una banderita, y me dice...

(Cantado)

Ya sé que estoy piantao, piantao, piantao...

No ves que va la luna rodando por Callao;

que un corso de astronautas y niños, con un vals,

me baila alrededor... ¡Bailá! ¡Vení! ¡Volá!

Ya sé que estoy piantao, piantao, piantao...

Yo miro a Buenos Aires del nido de un gorrión;

y a vos te vi tan triste...¡Vení! ¡Volá! ¡Sentí!...

el loco berretín que tengo para vos:

¡Loco! ¡Loco! ¡Loco!

Cuando anochezca en tu porteña soledad,

por la ribera de tu sábana vendré

con un poema y un trombón

a desvelarte el corazón.

¡Loco! ¡Loco! ¡Loco!

Como un acróbata demente saltaré,

sobre el abismo de tu escote hasta sentir

que enloquecí tu corazón de libertad...

¡Ya vas a ver!

(Recitado)

Y, así diciendo, el loco me convida

A andar en su ilusión super-sport,

y vamos a correr por las cornisas

¡con una golondrina en el motor!

Del manicomio aplauden: "¡Viva! ¡Viva!",

los locos que inventaron el Amor;

y un ángel y un soldado y una niña

nos dan un valsecito bailador.

Nos sale a saludar la gente linda...

Y el loco, loco mío, ¡qué sé yo!,

provoca campanarios con su risa,

y al fin, me mira, y canta a media voz:

(Cantado)

Quereme así, piantao, piantao, piantao...

Trepáte a esta ternura de locos que hay en mí,

ponete esta peluca de alondras, ¡y volá!

¡Volá conmigo ya! ¡vení, volá, vení!

Quereme así, piantao, piantao, piantao...

Abrite los amores que vamos a intentar

la mágica locura total de revivir...

¡Vení, volá, vení!

(recitado)

¡Viva! ¡Viva! ¡Viva!

¡Loco él y loca yo!

¡Locos! ¡Locos! ¡Locos!

¡Loco él y loca yo!

Letra: Horacio Ferrer

Música: Astor Piazzolla

Canto: Amelita Baltar

20 de mayo de 2007

Mi verso es un ciervo herido


"(...) Si ves un monte de espumas,
Es mi verso lo que ves:
Mi verso es un monte, y es
Un abanico de plumas.
Mi verso es como un puñal
Que por el puño echa flor.
Mi verso es un surtidor
Que da un agua de coral.
Mi verso es de un verde claro
Y de un carmín encendido:
Mi verso es un ciervo herido
Que busca en el monte amparo.
(...)
Verso, nos hablan de un Dios
A donde van los difuntos:
Verso, o nos condenan juntos,
O nos salvamos los dos"

José Martí
("Versos sencillos")

El 19 de mayo de 1895, el poeta, ensayista y patriota cubano cayó muerto por una bala en el combate de Dos Ríos, uno de los encuentros bélicos librados por la isla caribeña en su lucha por la independencia del poder español.

19 de mayo de 2007

Los grandes retratos de Félix Nadar

CHARLES BAUDELAIRE (circa 1860)



VICTOR HUGO (sin fecha)



El martes 12 de junio se inaugura en el Centro Cultural Borges, la exposición "Los Grandes Retratos de Nadar". La muestra, organizada por el Museo Jeu de Paume con la colaboración de la delegación de Artes Plásticas y la Dirección de Arquitectura y Patrimonio de Francia, está auspiciada por la Embajada de Francia.

No está demás recordar que Félix Nadar, cuyo verdadero nombre era Gaspard Félix Tournachon (Lyon 1820-Paris 1910), fue uno de los más grandes fotógrafos de todas las épocas. Los retratos que se exhiben en esta oportunidad en el Centro Cultural Borges son un testimonio de gran relevancia sobre aquellos personajes que fueron la gloria intelectual, literaria y artística de la Francia del Segundo Imperio, bajo el reinado de Napoleón III. Por su estudio pasaron personajes como Charles Baudelaire, Alexandre Dumas, George Sand, Jules Verne, Edgar Manet y Eugene Delacroix, entre otros. En esta muestra que llega a Buenos Aires se exhiben 60 de estos retratos.

18 de mayo de 2007

En el Día Internacional de los Museos

Hoy, 18 de mayo, se celebra el Día Internacional de los Museos. Ante la gran cantidad de museos públicos y privados, porteños y nacionales, que hay en la ciudad de Buenos Aires, el administrador de este blog rinde un homenaje -parcial, inconcluso y por cierto caprichoso- a algunos de aquellos en los que ha pasado hermosos momentos.

MUSEO NACIONAL DE BELLAS ARTES

CENTRO CULTURAL RECOLETA

CENTRO CULTURAL BORGES

MUSEO HISTORICO NACIONAL

MUSEO NACIONAL DE ARTE DECORATIVO

MALBA (MUSEO DE ARTE LATINOAMERICANO DE BUENOS AIRES)

CABILDO DE BUENOS AIRES

16 de mayo de 2007

Precaución


Desembarco de inmigrantes en el Buenos Aires de 1912


La distancia entre Panamá y México DF


Podría ocurrir que alguien, en algún momento, me hiciera una pregunta sorpresiva y en apariencia insólita. Veamos.

Si alguien me preguntara que distancia existe entre, por ejemplo, una ciudad de Panamá y otra de México, lo primero que se me ocurriría sería remitir su inquietud a un mapa, a menos -claro- que hubiera un cartógrafo en las cercanías. Admitamos, sin embargo, que tal prodigio no suele ocurrir todos los días. Frente a esto, más banalmente, le recomendaría a esa persona escribir en el buscador del Google algo así como: "La distancia entre Panamá y el DF de México es...". Y, obviamente, sugeriría esperar la cifra reveladora. Resignado a ofrecer como solución un dato exacto aunque huérfano de poesía, seguramente me quedaría rumiando mi descontento.

Más tarde, ya sin esa persona presente y con su inquietud satisfecha, tal vez se me ocurriría que la respuesta justa estaba al alcance de mi intelecto y no había sido pronunciada. Y que el diálogo debería haber sido más o menos así:

Pregunta: "¿Qué distancia existirá (por ejemplo) entre Panamá y el Distrito Federal de México?"

Respuesta:"Exactamente aquella que uno esté dispuesto a recorrer para encontrar lo que busca. Ni un metro más, pero tampoco un metro menos".

Debe ser porque sospecho que cuando el sistema métrico se mezcla con otras cosas, por ejemplo los sentimientos y las emociones, no hay márgenes para los errores. Aunque todo esto permanezca en el plano de lo teórico, dado que el buscador de Google parece ofrecer - en los tiempos que corren - mejores respuestas para todo tipo de preguntas. Mal que nos pese a algunos de nosotros, la distancia entre Panamá y el DF mexicano es de 2419 kilómetros.

Y el resto, como decía Gustave Flaubert, es literatura. Por suerte.

15 de mayo de 2007

La vida es una moneda: Misha Gordin

LA PROCESION VA POR DENTRO



CUIDADO CON EL PERRO

La ciudad y los estados de ánimo

A veces salgo de mi casa, camino unas diez cuadras, entro en algunas librerías de la avenida Corrientes, distraigo mis nostalgias revolviendo las mesas de esa eterna Feria del Libro que existe desde antes de mi nacimiento y que me sobrevivirá durante varios siglos, y me dirijo hacia el río por "la calle que nunca duerme". Saludo a algunas personas que conozco y nos saludamos con otras que nunca he visto. O, lo que es aún peor, que he olvidado. Aunque el aluvión de gente siempre se divide en partes iguales ( de este a oeste, de oeste a este), tengo la impresión de que soy el único que va de contramano. Y me entristece sospechar que a casi todos les ocurre lo mismo. Entro, salgo, me adelanto, retrocedo, saludo, ignoro, soy ignorado y llego a la avenida Nueve de Julio. Si es de tarde, me encuentro con esta imagen:



Pero si es de noche, con esta otra:



Aunque a veces tengo la impresión de que una y otra son la misma cara, de la misma moneda, del mismo tiempo, del mismo espacio, y que no es la luz la que cambia, sino los estados de ánimo de la ciudad. Es decir, mis volubles y caprichosos estados de ánimo.

12 de mayo de 2007

Un grupo de gitanos en el Censo Nacional de 1947


Horarios de la antigua estación de trenes de Constitución


Luna de miel en Mar del Plata en 1900


No les perdono que no sepan volar



" No me importa un pito que las mujeres tengan los senos como magnolias o como pasas de higo; un cutis de durazno o de papel de lija. Le doy una importancia igual a cero, al hecho de que amanezcan con un aliento afrodisíaco o con un aliento insecticida. Soy perfectamente capaz de soportarles una nariz que sacaría el primer premio en una exposición de zanahorias; ¡pero eso si! - y en esto soy irreductible- no les perdono, bajo ningún pretexto, que no sepan volar. Si no saben volar ¡ pierden el tiempo las que pretenden seducirme! (...)"

Oliverio Girondo 
(Fragmento de I, de "Espantapájaros")

Niebla en Buenos Aires en 1926


10 de mayo de 2007

33° Feria del Libro de Buenos Aires 2007

DATOS PARA TENER EN CUENTA

1.212.000 visitantes tuvo la muestra en el predio de Palermo

200.000 asistentes tuvieron los 1.300 actos culturales que se desarrollaron en las distintas salas de los numerosos pabellones

50% subieron las ventas con respecto al año pasado, de acuerdo a lo que admiten los 1.500 expositores que cubrieron los 45.000 metros cuadrados de este año

35.000 personas visitaron la exposición durante la Noche de la Ciudad, del sábado 28 de abril

9 de mayo de 2007

El "Mundo" según Susana Thenon


Este es el mundo en que vivimos
los mendigos buenos aires siglo veinte
junto al humo descalzo
flotando sin alas sobre los techos
efímeros como pastillas de chocolate
inútiles como pájaros huecos
Estos son nuestros rostros que se caen a pedazos
mientras el sol emigra cansado de mirarnos
y el frío nos celebra con su fiesta de muerte.
Pero yo no quiero este sino de espantapájaros:
mi olfato busca afanoso el olor de la alegría
y mi piel se agranda cuando digo amor

Susana Thenon
("La morada imposible", Tomo 1, Ediciones Corregidor)

Pizarnik, vivir y escribir en peligro




































Por Humberto Acciarressi

Entre su nacimiento en Buenos Aires y su suicidio en la misma ciudad en septiembre de 1972, fue la artífice de una de las poesías más conmovedoras de nuestra literatura y de una vida cargada de sinsabores, tristezas y angustias que la condujeron lentamente a su fin. La muerte por mano propia de Alejandra Pizarnik, sus largos períodos de extravagancias y depresiones,ciertos ritos que ella urdía y consumaba con entusiasmo,generaron en la posteridad una leyenda que por momentos fue más grande que su obra. Basta un ejemplo: sus libros son casi imposibles de conseguir y los estudios sobre sus poemas, si bien hay unos cuántos, no alcanzan ni a un mínimo porcentaje de lo que se ha escrito sobre escritores menores que ella. Y como si fuera poco, en esta exposición del libro que que concluye en Buenos Aires, sus escritos no estuvieron en ningún stand, y apenas en el local de Corregidor podía encontrarse “La disolución en la obra de Alejandra Pizarnik ” de Ana María Rodriguez Francia. Caso curioso e injusto, tratándose de una de las más grandes poetas que ha dado este continente.

Alejandra Pizarnik nació el 29 de abril de 1936. Los datos enciclopédicos precisan que estudió Filosofía y Letras en la UBA, pintura con Juan Batlle Planas, y que entre 1960 y 1964 vivió en la casi obligada Paris, con su tiempo matizado con cursadas en la Sorbona. Sus colaboraciones con algunas editoriales francesas, sus traducciones de autores como Michaux y Artaud, y la escritura entonces subrepticia de sus poemas, también deberían formar parte de un detalle sobre lo que fue su vida,una de las más enigmáticas de las letras locales. En 1964, la propia Alejandra definió su obra como "una escritura densa y llena de peligros a causa de su diafanidad excesiva".

Pero,¿quién es en realidad quien escribe esas líneas? Una mujer desesperada que busca refugio en la palabra,la forjadora de su propio mito, la joven que cautivaba con su conversación, la afiebrada que escribe sin parar casi veinte horas diarias, o la suma de cada una de estas piezas de un rompecabezas que nunca terminó de armarse, César Aira la distingue como el último lujo de la literatura argentina. Sin embargo, y tal vez no haya contrasentido, la define como una niña eterna, torturada por el insomnio y el miedo a la locura. Alejandra Pizarnik escribió en todas partes, pero publicó seis libros en nuestro país: "La última inocencia" de 1956, "Las aventuras perdidas" de 1958, "Arbol de Diana" de 1962, "Los trabajos y las noches" de 1965, "Extracción de la piedra de la locura" de 1968 y "El infierno musical" de 1971.

Póstumanente salieron "Textos de sombra y últimos poemas", con artículos de revistas y poemas inéditos. Deben agregarse,naturalmente,"La condesa sangrienta", un texto poético narrativo sobre Erzsébet Báthory, mujer demente y personaje criminal, sobre quien Valentine Penrose había publicado poco antes un libro con el mismo título. El 25 de septiembre de 1972, Alejandra Pizarnik aceleró el trámite de su muerte con una sobredosis intencional de seconal. Un tiempo antes había escrito "Mi persona está herida. Mi primera persona del singular". La herida, cuando fue en busca de la disolución final, ya era irreversible. Los años alimentaron su leyenda, pero por suerte no alcanzaron a diluir su obra. Aunque conseguir sus libros siga siendo tan injustamente difícil...

(Publicado en el Diario Oficial de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires)

3 de mayo de 2007

Hace 70 años, el crimen y el arte


A las 16 horas del 26 de abril de 1937, hace setenta años, aviones alemanes e italianos que ayudaban a los fascistas de Francisco Franco en la Guerra Civil Española, bombardearon la aldea vasca de Guernica durante tres horas hasta dejarla totalmente devastada. El primero de mayo, Pablo Picasso, inspirado por el crimen, comenzó a pintar uno de sus cuadros más dramáticos: el que lleva el nombre de la ciudad aniquilada.

Pequeñas muertes, según Mario Benedetti


Los sueños son pequeñas muertes
tramoyas anticipos simulacros de muerte
el despertar en cambio nos parece
una resurrección y por las dudas
olvidamos cuanto antes lo soñado
a pesar de sus fuegos sus cavernas
sus orgasmos sus glorias sus espantos
los sueños son pequeñas muertes
por eso cuando llega el despertar
y de inmediato el sueño se hace olvido
tal vez quiera decir que lo que ansiamos
es olvidar la muerte
apenas eso.

Mario Benedetti

En memoria de Héctor Oesterheld (1917-1977)


Hace treinta años, Héctor Germán Oesterheld, uno de los más notables guionistas que tuvo la historieta argentina, fue secuestrado por el ejército. Fue el 27 de abril de 1977. Se sospecha que el autor de clásicos como El eternauta, Sargento Kirk, Bull Rocket, Ernie Pike, Sherlock Time y Mort Cinder, fue fusilado en 1978 en algún lugar de la localidad de Mercedes. El y sus cuatro hijas integran el listado de los desaparecidos en la Argentina durante la dictadura militar.

2 de mayo de 2007

Futurama: Maggie, el robot lazarillo

A Maggie se lo conoce, gracias a los titulares de la prensa, como el "robot para ciegos", el "robot capaz de sentir cosquillas", "el robot amable", "el robot lazarillo" y hasta el "humanoide". Tiene unos enormes ojos negros que parpadean con frecuencia, mide aproximadamente un metro cuarenta, levanta los brazos, gira, rueda, reconoce gestos y voces humanas, y lee noticias. Se trata de uno de los varios proyectos de robótica que se desarrollan en España y uno de sus creadores dijo: "Lo que buscamos es que Maggie se perciba como un ser vivo, que se vea como algo que tiene sus propias emociones, que el usuario, en el caso de que sea un niño, piense que es un ser vivo". Ah, como además puede conectarse a Internet, no se sorprendan si pronto tiene un blog.

Marguerite Duras, la pasión exuberante


Por Humberto Acciarressi

"En un lugar de la Mancha", "Hoy ha muerto mamá, quizás ayer" "Esa mañana, Gregorio Samsa", son algunos de los arranques literarios más famosos. El listado es vasto y suele depender de los gustos. Existe uno que también puede integrar un diccionario de comienzos famosos. Dice así: "Un día, ya entrada en años, en el vestíbulo de un edificio público, un hombre se me acercó. Se dio a conocer y me dijo: la conozco desde siempre. Todo el mundo dice que de joven era usted hermosa, me he acercado para decirle que en mi opinión la considero más hermosa ahora que en su juventud. Su rostro de muchacha me gustaba mucho menos que el de ahora, devastado". Así comienza "El amante", una de las obras más famosas de Marguerite Duras -hacedora de una vastísima narrativa, directora de una decena de películas, etc-, que le valió el premio Goncourt 1984, una tirada de tres millones de ejemplares, la traducción a cincuenta idiomas y un film mediocre de Jean-Jacques Annaud.

La vida y la obra de Marguerite Duras están atravesadas por la pasión. De la primera, puede decirse que nació en Indochina, cerca de Saigón, poco antes del inicio de la guerra del 14. Fue polémica y jamás eludió la responsabilidad de hacerse cargo de sus ideas. Participó de la Resistencia francesa, se desgañitó contra la intervención francesa en Argelia, se afilió y desafilió al PC y levantó barricadas durante el Mayo francés. El alcoholismo le dio pocas treguas. Cuando le llegó la muerte en 1996, acababa un romance con un joven que le inspiró libros e hizo menos doloroso el cáncer que la mató. Escribir, para ella, era más importante que comer.

De su obra pueden destacarse "Un dique contra el Pacífico", "Los caballitos de Tarquinia", "Moderato Cantabile", "El mal de la muerte", "La vida tranquila". Según dice la leyenda, su primer libro, "La impudicia", apareció porque amenazó con suicidarse si no era editado. Cuando publicó el último - "Eso es todo"-, tenía en su haber casi cincuenta obras y el existencialismo inicial había derivado al nouveau roman. Mientras tanto, en intensos entreactos, tuvo lugar una historia de pasión exuberante y una literatura espléndida que el tiempo sostiene. Lo que no es poco decir de un siglo tan prolífico.

(Publicado en Tiempo de Arte)